¿Quién bautizó a las esquinas de Caracas?
Califica esta publicación
La pelota, Angelitos, El Muerto, Principal, Socorro, Sociedad… son solo algunos de los nombres que señalan las esquinas de nuestra capital. Pero ¿Sabe usted quien las bautizó?
esquinas caracassss
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

A continuación le contamos el origen de los nombres de algunas de las más emblemáticas esquinas de la ciudad capital.

Esquina Las Monjas: En el siglo XVII, hubo una viuda rica que dedico su vida y fortuna a la Iglesia. En lo que hoy es el Capitolio, había una casa de dos pisos la cual convirtió en el Convento de Santa Clara, la viuda, sus cuatro hijas, tres sobrinas y dos jóvenes, tomaron los votos como monjas.

Esquina de San Jacinto: Su nombre lo dio el Convento de San Jacinto, construido el siglo XVI.

Esquina de Las Madrices: fue llamada así en recuerdo de las bellas hijas del Capitán Domingo Rodríguez de la Madriz.

Esquina Las Gradillas: Su nombre se debe a que en el lugar existían unas gradas, para bajar a la Plaza de Armas o Plaza Mayor de la Colonia.

Esquina del Carmen: Antiguamente todas las familias debían colocar un patrón protector sobre las puertas de sus casas. Una de las pocas que se conserva en Caracas, es en la esquina del Carmen, con su mismo nicho con la imagen de la virgencita de los escapularios.

Esquina El Guanabano: Su nombre se debe a un gran árbol de guanábana que se encontraba en el sitio.

Esquina de San Francisco: Toma su nombre gracias a la iglesia de San Francisco, que se edificó en 1593.

Esquina el Muerto: Durante la guerra de los cinco, en las calles de Caracas, la mayoría de los heridos morían por falta de atención, al terminar las batallas, los camilleros pasaban para recoger los muertos. Una vez recogiendo los cuerpos de repente se levantó uno y les dijo: “no me lleven a la tumba, que todavía estoy vivo”. Después de esto, los vecinos del lugar decían; “esta es la esquina donde se levantó el muerto”.

Esquina del Conde: Se debe su nombre, porque vivían dos condes con titulo nobiliario, ellos fueron Don Fernando Ignacio de Ascanio (Conde de La Granja) y Don Antonio Pacheco (Conde San Javier).

Esquina de la Bolsa: En esta esquina tenía su casa la bisnieta de Don Diego de Boiza, que según la leyenda el nombre proviene de la descomposición del apellido Boiza.

Esquina Pele el Ojo: Curiosamente antecede a otra esquina con el nombre de “Peligro”. Un bodeguero instalo su negocio en el lugar y la llamó así, quizá para advertir a los transeúntes.

Esquina de Angelitos: Cuenta la leyenda que el presidente José Antonio Páez se encontraba con una mujer ajena y mandó a sus militares a que le avisaran por si venia alguna persona. Estos guardias los llamaban angelitos.

 

 

Vía: Últimas Noticias

Déjanos un comentario