Un peligroso queso hecho de gusanos ¿Lo probarías?
Califica esta publicación

Incluso si eres un fanático del queso en todas sus formas y sabores, es muy posible que esta variedad que te vamos a presentar te produzca más asco que tentación. El Casu Marzu es un queso italiano de la región de Cerdeña que literalmente está podrido y lleno de gusanos.

Casu Marzu, el queso italiano lleno de gusanos

Este queso de oveja tiene la peculiaridad de que durante su etapa de fermentación es frecuentado por moscas, estas dejan sus huevos y luego eclosionan en forma de larvas. Cuando se abre el queso para su consumición la imagen es espantosa, cientos de gusanos de unos nueve milímetros moviéndose en su interior.

Estos gusanos crecen, se alimentan y defecan en el interior del queso y eso es precisamente lo que le da ese sabor tan “especial” que hace que sea valorado como un manjar en Cerdeña. El hecho de que estos gusanos se alimenten del queso hace que generen unas encimas que ayudan a la fermentación y rompen los ácidos grasos.

Pero, ¿a qué sabe el Casu Marzu? Su alto nivel de acidez hace que sea un queso muy fuerte, que incluso pica al contacto con el paladar. Dicen que recuerda a un Gorgonzola pero mucho más madurado. Los gusanos también se pueden comer con el queso (siempre que estos estén vivos) aunque también hay gente que decide apartarlos. Si los gusanos están muertos en el interior se considera que el queso está malo y no es apto para su consumo.

Como era de esperar, la venta de este queso está prohibida en la Union Europea y de hecho también está prohibida su venta por las autoridades sanitarias Italianas pese a no estar vetada su fabricación. El Casu Marzu se puede considerar un queso peligroso y es que no son pocos los problemas de salud que puede causar.

El “menos malo” de estos efectos secundarios sería la completa indigestión que puede provocar dados sus altos niveles de acidez: vómitos, diarreas, fuertes dolores de estómago… Otro posible problema es que tu sistema digestivo no sea capaz de disolver por completo a todos los gusanos que te estás comiendo… Si al menos uno de ellos es capaz de llegar vivo al intestino, es muy posible que se aloje allí y comience a parasitarte, ya que también se alimentan de carne. Si esto no fuera poco, resulta que estos pequeños gusanos son capaces de saltar hasta 15 cm, si cuando estás llevándote a la boca un poco de este queso te salta al ojo uno de los gusanos y no te das cuenta pueden alojarse debajo de tus párpados.

 

 

Vía: Super Curioso

Déjanos un comentario