Películas de terror, ¿Por qué las disfrutamos?
Califica esta publicación

Adrenalina al tope, escalofríos y el vello de punta son emociones que experimentamos cuando vemos películas de terror. ¿Por qué entonces, si pasamos con el alma en un hilo durante toda la cinta, nos gustan tanto?

En un reportaje sobre el tema, el diario El País de España basa la respuesta en que lo que sentimos no es verdadero pavor, si no una fascinación desmedida que produce este género cinematográfico, el cual nos introduce en un trance hipnótico.

Así que al generar ciertas hormonas que nos hacen sentir bien, no viene mal ver una de estas cintas de vez en cuando.

En este mismo artículo, El País enumera una serie de beneficios que se derivan de ver películas de terror:

1. Se refuerza la autoestima y el vínculo con los demás. Ver películas de terror nos hace buscar compañía para no verlas solos y refuerza los lazos afectivos al buscar el contacto físico con la otra persona.
2. Crece el romanticismo. En situaciones de miedo, la amígdala se activa y segregamos más dopamina, una hormona que también es determinante en el amor, por lo que no es raro que las personas que nos acompañen en estos momentos nos resulten más atractivas.
3. Nos sentimos poderosos. Saber que podemos acabar con las escenas de terror con tan solo cerrar los ojos nos hace sentir que tenemos el control de la situación.
Sin embargo, debes tener en cuenta que las películas de terror tampoco son para todos. Un estudio elaborado por el neurocientífico cognitivo Erno Hermans, de la Universidad de Nueva York, señala que quienes han vivido experiencias traumáticas y violentas no suelen disfrutar estas cintas, ya que los largometrajes podrían recordarles dichos momentos y bloquear su capacidad de análisis.

 

 

Vía: Eme de Mujer

Déjanos un comentario