Patadas en los testículos: ¿por qué nos duelen tanto?
Califica esta publicación

Seguro que más de una vez se habrán asombrado ante la escena de un hombre revolcándose de dolor tras haber recibido una patada en los testículos pero, ¿por qué duele tanto? La respuesta puede parecer obvia, pero: ¿existe alguna explicación científica?  ¿Es una conducta involuntaria o heredada y mitificada en demasía a través del tiempo? ¿Puede realmente acabar con la vida de un hombre? Descubrámoslo.

La respuesta, como decíamos, puede parecer obvia: es una parte delicada porque, en realidad, no se trata sólo de tejidos blandos sin más, sino que son el único órgano del cuerpo humano que se encuentra en el exterior del mismo y sin músculos o huesos a su alrededor que puedan ofrecerle alguna protección. Sólo esto ya puede ser una explicación al grado de dolor que puede ocasionar un golpe en esta zona.

A esto añadimos que, como cualquier otro órgano del cuerpo, está envuelto de terminaciones nerviosas, con la diferencia de que algunas de ellas están directamente conectadas con otros órganos de la zona abdominal como son el estómago y los riñones, que al mismo tiempo están conectados a la base de la columna. Esta conexión implica “un plus” de dolor, conocido como dolor referido. Es cuando el dolor se refleja en otra zona del cuerpo distinta a la que ha sufrido el daño; algo así como cuando tienes un diente en mal estado pero sientes el dolor en otro que está bien. En el caso de los testículos, el dolor se refleja en el estómago, los riñones y la base de la columna.

Por este motivo, los hombres suelen tener la sensación de náuseas, desmayo, palpitaciones, flojera en las piernas, etc. Así que el dolor no está para nada maximizado ni exagerado, es totalmente real y algunos creen que podríamos equipararlo al dolor del parto. No obstante, como todo dolor es también sugestivo, depende del receptor en sí y su umbral personal del dolor. ¿Qué hay entonces de esa creencia popular de que una patada en los testículos puede provocar la muerte?

Que provoca un dolor de muerte está claro, y que una patada en los testículos si es lo suficientemente fuerte, puede provocar una lesión grave conocida como torsión testicular, que se refiere a una torcedura de los vasos sanguíneas que irrigan la zona genital masculina, es cierto. Al retorcerse se interrumpe la circulación de la sangre que si se mantiene por más de 6 horas puede llevar a la necrosis “muerte testicular” y por tanto pérdida total de las funciones propias del testículo afectado. Por lo que se debe acudir inmediatamente a urgencias.

Prueba a imaginar un incidente de este calibre atrás en la historia, cuando no había la posibilidad de intervenir quirúrgicamente. ¿Que podía suponer? De ahí quizás esa creencia popular de que una patada en los testículos puede provocar la muerte.

 

 

Vía: Supercurioso

Déjanos un comentario