¿Por qué parece que el tiempo se acelerara con la edad?
Califica esta publicación

Independientemente de la edad que tengas, ya debes haber experimentado esa sensación, muy poco investigada por la ciencia.

El tiempo se fue volando

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Uno de los mayores misterios del tiempo es esa sensación de que pasa más rápido en la medida en que crecemos y acumulamos años, lo cual puede llevar a lamentaciones por las oportunidades perdidas.

A pesar de que esta percepción respecto a la aceleración del tiempo se conoce desde hace bastante, son pocas las investigaciones que han indagado sobre el tema. Una de ellas fue la que realizaron los psicólogos de la Universidad Ludwig Maximilian de Munich, Marc Wittmann y Sandra Lenhoff.

Wittmann y Lenhoff encuestaron a 499 personas, de edades comprendidas entre 14 a 94 años, acerca de cómo se sentían respecto al paso del tiempo, haciendo valoraciones entre «muy lentamente» y «muy rápido».

En general, para periodos de tiempo relativamente cortos, como una semana, un mes e incluso un año, la percepción del tiempo entre los participantes no cambió mucho con la edad. Pero para lapsos mayores, como 5 años o una década, apareció un patrón distinto: en la medida en que aumenta la edad, la gente tiende a percibir que el tiempo se mueve más rápido.

 

El dentista detiene el reloj

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Cuando se les pidió una reflexión sobre sus propias vidas, los participantes dijeron que el tiempo había transcurrido lentamente en la infancia, acelerándose constantemente desde la adolescencia hasta la edad adulta temprana.

Existen buenas razones para lo que sienten las personas mayores respecto al tiempo. Cuando percibimos el tiempo, los seres humanos estimamos lo largo de un evento desde dos perspectivas muy diferentes: una visión prospectiva, cuando el evento está en curso y una retrospectiva, después de que ha terminado.

Además, nuestra experiencia del tiempo varía de acuerdo con lo que estamos haciendo y con lo que sentimos al respecto. Cuando estamos en el dentista, parece que el reloj se detuviera y cuando nos estamos divirtiendo parece que volara.

Niñez sobrevalorada

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Nuestro cerebro codifica las nuevas experiencias, pero no las que tenemos en la memoria y nuestro juicio retrospectivo del tiempo se basa en qué tantos «nuevos recuerdos» incorporamos en un periodo de tiempo.

Desde la infancia hasta la temprana edad adulta, vivimos una gran cantidad de nuevas experiencias y aprendemos nuestras principales habilidades. Ya entrados de lleno en la adultez, nuestras vidas se vuelven más habituales y experimentamos menos momentos desconocidos.

Así, tendemos a sobrerepresentar nuestros años de infancia en  la memoria autobiográfica y nos parece que hubieran durado más.

 

 

Vía: Batanga

Déjanos un comentario