Descubre origen de lo que tanto nos gusta: El Perro Caliente
5 (100%) 3 votes

Años disfrutando de él, ya es momento que descubras el origen del perro caliente.

Venezuela adopto el perro caliente como fuente de trabajo, y de disfrute para el paladar. Cuantos de nosotros no sabemos lo productivo que es meterse a perrero, y las cacerías que se arman para descubrir en donde los hacen mejor. Sin embargo poco sabemos sobre el origen del perro caliente.

El Perro Caliente a pesar de haberse popularizado tanto en los Estdos Unidos, al igual que la hamburguesa, fue creado realmente en Europa, según versiones que indican que ya se elaboraba en distintas partes del continente mucho antes de llegar a los Estados Unidos a mediados del siglo XVIII.

El carnicero alemán Charles Feltman fue el primero en vender perros calientes en un carrito en las playas de Coney Island, Nueva York, en el año 1867. Seguidamente se volvieron muy populares en los estadios de béisbol americanos.

El origen del perro caliente en lo referente al nombre surge en el año 1901, en un juego de béisbol de los New York Gigants (hoy Gigantes de San Francisco) y se debe al humorista gráfico Tad Dorgan. Este se encontraba en el juego y escuchó a Harry Stevens, un vendedor de salchichas que decía: ”They’re red hot! Get your Dachshund sausages while they’re red hot!” (Ellos están al rojo vivo! Obtenga su salchichas Dachshund mientras están al rojo vivo!).

Dachshund, es una palabra alemana que denomina a la raza canina “Perro Salchicha”. A Tad Dorgan, le llamó la atención y se le ocurrió hacer una ilustración de un “Dachshund” en un pan, lo que dio a la idea del “Hot Dog” (Perro Caliente).

Alimento Regional

Como todo alimento que se hace internacional, este cuenta con diversas particularidades de acuerdo a la zona donde lo pidas. En latino américa cabe destacar sus variantes:

Perro caliente colombiano:

La salchicha va dentro de un pan crujiente, roseado con semillas de ajonjolí. Se sirve con queso ‘mozarella’ derretido y encima salsa de tomate, mayonesa, mostaza, salsa rosada, mermelada de piña, jamón, tocino y papitas fritas trituradas.

origen del perro caliente
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Como siempre las comidas más buenas son hechas en latinoamerica

El ‘con todo’ venezolano:

Se sirve con salchicha hervida dentro del pan, acompañado de repollo picado con zanahorias, cebolla picadita, papitas fritas trituradas y una extensa variedad de salsas a base de ajo, tocineta, cebolla, pimentón, aguacate, salsa rosada y hasta de yogurt. Encima queso derretido o parmesano rallado y lonjas de aguacate como ingrediente opcional.

Un ‘completo’ chileno:

 La salchicha va dentro de un pan francés. Lleva tomate picadito, ‘chucrut’ (repollo o col fermentado con sal, pimienta y vino), mostaza, palta (aguacate molido), una generosa cantidad de mayonesa con ají verde y salsa roja picante.

El perro mexicano al estilo de Sonora:

Se sirve con pan y salchicha envuelta en tiras de tocino, aderezado con cebolla picadita, jitomate, mayonesa, mostaza, chile en vinagre o jalapeño fresco, queso derretido y salsa de chorizo.

perro caliente mexico
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Al estilo centroamericano, bastante similar

El ‘pancho’ argentino – uruguayo – peruano: 

Se sirve con chorizo asado a la parrilla en pan francés y se acompaña con salsa picante, ‘chucrut’, papitas fritas, mayonesa, salsa de tomate, mostaza y salsa rosada. El queso ahumado es opcional.

 

 El ‘cachorro’ brasileño: 

Salchicha y pan acompañado con un puré a base de huevo de codorniz. Se complementa con choclo, alverjitas y queso parmesano.

Los ‘shucos’ de Guatemala:

 Llevan guacamole, mostaza, mayonesa, col hervida, salsa de tomate, tocino, pepperoni y chorizo, todo en un pan usualmente tostado.

perro caliente Guatemala
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Se parece mas al chileno solo que tiene guacamole

Y por supuesto no podemos olvidar la gran variedad de salsas con la que se suele acompañar este manjar. En Venezuela en particular se diferencian por la exagerada diversidad de salsas que se ofrecen en  cualquier establecimiento. Qué difícil es: ¡leer sin que nos de hambre!

Déjanos un comentario