Nueve edificios maravillosos que jamás llegaron a construirse
Califica esta publicación

¿Sería la misma ciudad Nueva York sin los majestuosos edificios? ¿ Perdería su encanto Londres sin el Big Ben? ¿Y Barcelona sin la Sagrada Familia? Aunque nos resulte difícil imaginar estas urbes sin sus edificios más emblemáticos, lo cierto es que en los últimos años se han diseñado revolucionarios proyectos arquitectónicos como estos que jamás han llegado a erigirse.

Te presentamos algunas de esas construcciones que no verás en pie pese a que te gustaría poder hacerlo.

LA CUARTA GRACIA DE LIVERPOOL

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
En esta ciudad británica hay tres edificios a los que se conoce como “Las Tres Gracias”. Una gigantesca construcción apodada como La Nube, debido a su peculiar forma, iba a pasar a ser la cuarta en 2002. Sin embargo, la dificultad que entrañaba el proyecto y su elevadísimo coste hicieron que finalmente no se llevara a cabo.

EL HOTEL ATRACCIÓN CON EL QUE GAUDÍ QUERÍA CONQUISTAR MANHATTAN

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
El genio catalán proyectó este bello hotel-rascacielos de 360 metros de altura, en el que queda patente su peculiar estilo arquitectónico, en 1908. Sin embargo, el edificio neoyorquino nunca llegó a construirse. Eso sí, la serie ‘Fringe’ rindió tributo en 2011 a ese proyecto recreándolo en la ficción.

LA PIRÁMIDE URBANA DE SHIMIZU

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Esta gigantesca estructura, catorce veces mayor que la de Pirámide de Guiza, está ideada para albergar a 750.000 personas en la bahía de Tokio. Un espectacular proyecto compuesto por decenas de pirámides de menor tamaño que no puede construirse con los materiales de los que disponemos en la actualidad, ya que pesan demasiado. Habrá que esperar al desarrollo de materiales más ligeros, como los nanotubos de carbono, para poder contemplarla en la realidad.

LA TORRE RUSIA QUE NORMAN FOSTER TUVO QUE ABANDONAR POR LA CRISIS

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
El prestigioso arquitecto británico diseñó en Moscú el que iba a ser el rascacielos más alto del continente europeo, con 612 metros y 130 plantas. El edificio debería haber estado acabado en 2012, pero la crisis económica también azotó a los constructores rusos y provocó que las obras se paralizaran en 2008.

SKY CITY, EL BURJ KHALIFA PREFABRICADO

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
En la ciudad china de Changsha, una constructora planeaba levantar un rascacielos de 838 metros en tan solo 90 días, ya que solo tendrían que montar las piezas prefabricadas de este edificio cual Lego. Sin embargo, las autoridades acabaron poniendo en duda la seguridad del edificio y el proyecto quedó en agua de borrajas. Este año, la misma compañía ha construido un Mini Sky City menos ambicioso con sus 57 plantas.

ILLINOIS, EL RASCACIELOS CON EL QUE SOÑÓ FRANK LLOYD WRIGHT

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
En 1956, el prestigioso arquitecto estadounidense ya había diseñado un impresionante rascacielos en Chicago que, como el Spire, no llegó a erigirse. Cuatro veces más alto que el Empire State y el doble que el entonces inexistente Burj Khalifa, Lloyd Wright aspiraba a conquistar el cielo de Chicago con el Illinois. Sin embargo, su construcción nunca llegó a ser viable.

UN MONSTRUOSO EDIFICIO INSPIRADO EN LOS MONTÍCULOS DE LAS TERMITAS

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Un edificio de más de 3.000 metros de altura, con una base de 1.800 metros de diámetro, capaz de convertir las diferencias de presión atmosférica entre la parte superior e inferior de la estructura en energía eléctrica. Esta fue la idea del arquitecto Eugene Tsui en los años 90 para lograr que su torre Ultima fuera energéticamente eficientemente de forma similar a los termiteros. Nunca se llegó a plantear que el edificio se construyera, pero en la actualidad los arquitectos ya están estudiando cómo las termitas levantan sus edificaciones. Igual la idea no era tan descabellada.

EL CHICAGO SPIRE, LA TORRE EN ESPIRAL CON LA QUE SOÑABA CALATRAVA

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
El arquitecto valenciano ya es reconocido en todo el mundo por sus polémicas y costosas creaciones, desde el auditorio de la Ciudad de las Artes y las Ciencias, que se caía literalmente a pedazos, hasta el inaccesible puente que diseñó en Venecia. Sin embargo, no fue el único culpable de que el Chicago Spire, una torre de 609 metros y singulares formas, jamás se alzase en Chicago en 2007: el promotor comenzó a vender apartamentos sin ni siquiera contar con los 2.4000 millones de dólares (2.200 millones de euros) que necesitaba para construirlo. El resultado fue el gigantesco agujero que quedó como testigo del comienzo de unas obras que jamás acabaron.

EL X-SEED 4000, EL EDIFICIO MÁS GRANDE DEL MUNDO

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Con 4 kilómetros de alto y 6 kilómetros de ancho, este edificio, planeado en los 90, aspiraba a ser un auténtico gigante en Tokio frente a los 828 metros del Burj Khalifa, el rascacielos más alto del planeta. Levantar esta estructura, que albergaría un millón de habitantes, habría costado en torno a un billón de dólares (más de 900 mil millones de euros). Evidentemente, el estudio de arquitectura que lo diseñó, Tasei Construction Corp, nunca se planteó construirlo. Tan solo querían publicitarse, un propósito que consiguieron.

Cortesía de msn.com

 

Déjanos un comentario