‘No eres tú, soy yo’ o las 10 razones por las que los hombres son tan infieles
Califica esta publicación

En muchas ocasiones, que una relación de pareja comience a fallar es producto de que la otra persona nos está engañando. Descubrir una infidelidad es siempre doloroso, especialmente porque descubrimos que la persona en la que confiábamos nos ha mentido.

En qué momento alguien decide de forma unilateral que no quiere estar en una relación, por qué lo oculta y, sobre todo, qué le lleva a hacerlo son las clásicas preguntas que rondan la cabeza de las víctimas de las infidelidades.

Para dar respuesta a la más importante de todas –el por qué– el psicoterapeuta estadounidense especialista en relaciones de pareja Robert Weiss recoge en Physcology Today algunas de las razones que explican por qué los hombres cometen infidelidades.

Según Weiss, “los hombres que tienen enredos sexuales y escarceos románticos después de haberse comprometido en una relación monógama pueden estar haciéndolo por una variedad de razones psicológicas subyacentes”. Perdonar o entender ya es una decisión personal.

Muchos hombres no asumen la evolución de su relación y buscan el ''verdadero amor' fuera. (iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Muchos hombres no asumen la evolución de su relación y buscan el ”verdadero amor’ fuera. (iStock)

1. Es inseguro. La confianza en uno mismo se traduce también en compromiso con los demás y los complejos e inseguridades suelen terminar por dañar casi más a los que nos rodean que a uno mismo. Cuando un hombre “se siente demasiado joven, viejo, gordo, delgado, pobre, estúpido o poco deseable”, explica Weiss, “utiliza el coqueteo, el porno y el sexo extramarital como una forma de sentirse atractivo y mejor consigo mismo”. Las infidelidades pueden derivar en muchas ocasiones de la necesidad del cónyuge por convencerse de que “aún es lo suficientemente bueno”.

2. Es un inmaduro. Algunos hombres que tienen aventuras fuera de sus relaciones lo hacen bajo la máxima de que mientras su pareja no se entere, no hacen daño a nadie.

Sus heridas hacen que no quieran comprometerse plenamente con otra persona

Como se suele decir, ojos que no ven, corazón que no siente. Sin embargo, nunca cuentan con la posibilidad de que sus supuestas medias naranjas puedan descubrir la infidelidad, y cuando esto ocurre, no son capaces de asumir la culpa del todo porque para ellos sólo era un juego.

3. Tiene algún tipo de trauma. Weiss también contempla la posibilidad de que las infidelidades deriven de traumas infantiles como los derivados de abusos físicos o sexuales. “Sus heridas hacen que no quieran comprometerse plenamente con otra persona”, explica el psicoterapeuta, “y buscan la intensidad sexual fuera de su relación como una forma de escape de su doloremocional y psicológico”.

4. Se han frustrado sus expectativas. Hombres que están convencidos de que sus parejas deben cumplir con todas sus necesidades sexuales y emocionales sin falta. Así, desarrollan una personalidad excesivamente egoísta y narcisista y necesitan ser el centro de atención de la relación.

En su opinión su cónyuge le está fallando y se siente con derecho a buscar atención íntima en otro lugar

Además, este perfil de infieles no es capaz de empatizar y no entienden cómo a sus parejas les resulta tan difícil compaginar todo tipo de tareas –desde los niños hasta el mantenimiento de la casa o los agobios laborales– con ellos y la relación.

“En su opinión su cónyuge le está fallando y se siente con derecho de a buscar atención íntima en otro lugar”, explica el autor de Sex Addiction 101: A Basic Guide to Healing from Sex, Porn, and Love Addiction (Elements Behavioral Health).

Si sus parejas no cubren todas sus necesidades sexuales y emocionales, se sienten decepcionados. (Corbis)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Si sus parejas no cubren todas sus necesidades sexuales y emocionales, se sienten decepcionados. (Corbis)

5. Necesita ser el centro de atención: Weiss habla en este caso de un perfil de hombres que padecen lo que coloquialmente se conoce como mamitis. Similares a los anteriormente definidos, necesitan que su cónyuge se centre única y exclusivamente en sus necesidades emocionales y físicas y, cómo no, que las satisfagan. Si esto no es así, sienten que les han dado de lado y, como los frustrados, buscan atención fuera de la pareja.

6. Se ha aburrido. La rutina en la pareja no les convence. Estaban convencidos de que la vida en pareja iba a ser idílica desde el primer al último día y no soportan la llegada de la inesperada monotonía: “quieren más atención por parte de su pareja y piensan que tras un período de alejamiento quizás todo vuelva a ser como al principio” clasifica Weiss.

Los infieles no entienden que su voto de fidelidad es un sacrificio hecho por y para su relación

Este tipo de actitudes también concuerdan con “un perfil de hombre que (en su mente) se siente merecedor de algo mucho más especial y esto sólo lo encuentra contratando prostitutas, viendo porno o teniendo amantes”, añade el experto en relaciones de pareja.

7. Se siente confundido. A menudo se preguntan si el amor era realmente lo que sienten o si la persona con la que están es o no la adecuada para acompañarles el resto de sus días –o lo que queda de mes–. Como los anteriores, no entienden que las relaciones de pareja evolucionan gradualmente de la atracción visceral del principio hacia sentimientos “como el apego y, a más largo plazo, la honestidad, el compromiso y la intimidad emocional”. Así que buscan la aventura sexual, divertida y sin compromiso, fuera de la pareja.

8. Es un mentiroso. Hay hombres que, pese a comprometerse en una relación, en realidad nunca tuvieron la intención de ser monógamos.

Debido a estas creencias subyacentes en su psique “no entienden que su voto de fidelidad es un sacrificio hecho por y para su relación y la persona que profesan amar”, dice Weiss, lo que deriva en relaciones extramatrimoniales.

9. Tiene alguna adicción. El psicoterapeuta también encuentra que los problemas con el alcohol o las drogas que pueden “afectar a su toma de decisiones y desinhibirles”. Las adicciones también pueden relacionarse con problemas de compulsividad sexual, lo que hará que “utilicen la actividad sexual como una forma de auto-calmarse, escapar de emociones incómodas y disociar el dolor de las condiciones psicológicas subyacentes”.

10. Quiere dejarte. Llegados a este punto, no hay nada que hacer. El problema es que algunos hombres no son capaces de ser sinceros con estos sentimientos y prefieren buscar aventuras sexuales fuera de la pareja con el objetivo de que les pillen y terminen por dejarles. Y así se ahorran tener que tomar la decisión.

Cortesía de elconfidencial.com

Déjanos un comentario