Esta mujer bebe 7 litros de sangre a la semana
Califica esta publicación

Se llama Michelle, tiene 32 años, vive en California y es adicta. Pero tiene una adicción un poco extravagante. No le da al juego, ni al tabaco, ni a las compras compulsivas. Michelle es adicta a beber sangre. 7 litros a la semana para ser exactos. Es decir, esta estadounidense ingiere un litro de este líquido al día simplemente porque le gusta.

Todo comenzó cuando esta tatuadora era adolescente y solía realizarse cortes a sí misma. En uno de sus actos sintió curiosidad y empezó a beber su propia sangre. Con el paso del tiempo dejó de cortarse y de beber la suya propia para probar con la de otros seres. Desde entonces su sed de ha sido imparable.

“La sangre es tan importante como el agua para mí. Me gusta beber cuando leo, cuando estoy viendo la televisión… Nunca es mal momento para hacerlo”, afirma en el programa ‘Mi extraña adicción’ de la cadena de televisión TLC. Michelle lleva 10 años bebiendo sangre pero no es una vampira como las que hemos podido ver en ‘Buffy’, ‘True Blood’ o ‘Crepúsculo’. Al fin y al cabo, lo que ingiere en grandes cantidades cada día es sangre animal y no humana.

Prefiero la sangre de cerdo a la de vaca por su sabor. Es más salada. Su consistencia es parecida a la del vino pero algo más espesa”. La pasión de Michelle por esa pasión también llega a la cocina. Para comenzar el día, Michelle mezcla una pequeña dosis de sangre con el café. A la hora de comer, realiza sopas con sangre, entre otros muchos platos. En cambio, cuando se siente algo más festiva y quiere prepararse un cóctel, Michelle no se rompe mucho la cabeza y realiza un Bloody Mary con vodka, pimienta y, por supuesto, sangre. “Me irrito cuando no bebo sangre. Me enfado y no quiero salir de casa”.

También prueba sangre humana

Aunque esta norteamericana se alimenta de sangre de cerdo (entre otros animales), prefiere la sangre humana. “Es más sabrosa pero no puedo salir a la calle y decir ‘¡Hey! ¿Qué tal? ¿Puedo beber tu sangre?’. Es más fácil para mí beber sangre animal”, afirma. “Cada persona tiene un sabor distinto. Hay mucha diferencia entre beber sangre de hombre y sangre de mujer. La sangre de los hombres es más espesa de alguna manera”. Michelle prueba sangre humana directamente de la persona, generalmente alguien cercano como un amigo o una pareja.

“Cuando me corto no me duele mucho. Estoy acostumbrado”, dice Johnny, un amigo suyo del que se suele alimentar. A pesar de ser adicta a este líquido, Michelle tiene sus gustos. Prefiere que esté extraída de los bíceps, la zona de los codos, o la espalda. “Intento evitar el cuello porque es demasiado cliché. No soy una vampira“, explica.

“Es raro incluso para ti”

Una de las partes del programa de televisión donde Michelle contó su historia consistió en confesarle a su madre su adicción. Tras la impresión inicial y varias dudas, la mujer no pudo evitar contestar “es asqueroso. Es raro incluso para ti”.

“Cuando Michelle me dijo que bebía sangre, obviamente flipé. Me llevó un tiempo asimilarlo”, declara Chad, otro amigo suyo que se muestra preocupado por la salud de esta adicta. Varios han sido los médicos que le han aconsejado que abandone su adicción, ya que se arriesga a contagiarse de enfermedades como hepatitis o VIH, pero Michelle no piensa parar. A lo largo de todos estos años, calcula que ha podido beber lo suficiente como para llenar 23 bañeras enteras.

 

 

Vía: MSN

Déjanos un comentario