Mitos y Leyendas que se esconden en El Hatillo
5 (100%) 1 vote

Desde siempre la urbe caraqueña ha estado repleta de cuentos, mitos y leyendas que forman parte de sus experiencias “inexplicables”. Por eso responder a la pregunta: ¿cuántas caraqueñas y caraqueños han sido espantados en las esquinas de la ciudad? se hace imposible.

El Hatillo, además de poseer un clima majestuoso, una cultura intacta y un ambiente acogedor, esconde en su historia las más increíbles leyendas. A continuación te contamos algunas de ellas:

– La Iglesia construida por El Diablo: En El Hatillo la leyenda cuenta que el monseñor Guevara iba por la bajada del músico de La Unión montado en su bestia cuando vio a un negrito caminando en sentido contrario. Al padre le pareció sospechoso y decidió probar si era el diablo. Cuando se le acercó, se quitó las sandalias y las dejó caer. El negrito se agachó para recoger las sandalias y el padre le lanzó los cordones de San Francisco, entonces el negrito se convirtió en caballo. El padre se trajo al caballo, atado con los cordones, hasta el lugar donde se estaba levantando la iglesia y lo puso a trabajar jalando la carreta en la que se transportaban las piedras por el camino real, hasta más allá del colegio Conopoima. Al cabo de un tiempo, el caballo empezó a enfermar y aunque pasó tres días sin comer el padre dio instrucciones precisas al monaguillo para que no lo soltara. Pero el caballo se desmayó más tarde y cuando el monaguillo le aflojó los cordones para ver qué le pasaba, el animal escapó. Desde entonces según aseguran el diablo anda suelto. Esta leyenda un poco racista ha sido utilizada por el artista Josu Calvo como tema para una de sus composiciones.

– Aparición de la Rosa Mística en El Hatillo: Cuentan en este pueblo que el 7 de noviembre de 1999, la Virgen María bajo la advocación de la Rosa Mística, apareció por primera vez en casa de la familia González. Esta presencia mística se reflejó en forma de una lluvia de escarcha sobre las manos de los presentes, sobre la imagen de la Virgen y sobre un ramo de flores esto se repitió el día 7 de Marzo del año 2000, pero esta vez manifestándose con gotas de aceite que escurría la imagen de la virgen. Desde entonces, la casa de la familia González se ha convertido en punto de encuentro de creyentes y curiosos.

– Espantos de la casa de la Galería Nº 39 en El Hatillo: En El hatillo se asegura que desde hace mucho tiempo en la casa donde hoy está la Galería Nº 39 se oyen ruidos, pisadas, sonidos de tacones que van y vienen y se sienten otras manifestaciones de índole sobrenatural. La gente del pueblo atribuye esto a espíritus que tratan de echar a las personas que ocupan el lugar, al parecer porque no desean que la casa sea habitada. Hay personas que inclusive aseguran que por esa razón los negocios que se establecen en el local duran poco tiempo.

-La  Langosta de Oro: En El Hatillo la Iglesia está dedicada a Santa Rosalía de Palermo. Se cuenta que tras el levantamiento contra la Compañía Guipuzcoana, Juan Francisco de León y sus hijos son llevados prisioneros a Cádiz, España, allí muere víctima de la viruela el padre de nuestro fundador Baltazar de León, quien luego de pagar condena se traslada hasta este territorio trayendo la imagen de Santa Rosalía de Palermo, que le había salvado de morir víctima de la mortal enfermedad. Construye la primera Capilla pública de El Hatillo, y es inaugurada el 4 de septiembre de 1766.

Durante el siglo XIX y principios del siglo XX fueron muy comunes las asoladoras invasiones de langostas que acababan con los cultivos. Sin embargo, la fe del pueblo que consagraba sus peticiones a la Patrona de El Hatillo, y Santa Rosalía, logró el milagro: la desaparición de la langosta. En honor a este suceso feliz los pobladores elaboraron una langosta de oro de una longitud de 15 cm que colocaron en el brazo derecho de la imagen de la Santa. A pesar de que se robaron esta pieza simbólica, ha sobrevivido la historia del milagro y su agradecimiento, materializado en la langosta de oro. La fiesta de Santa Rosalía de Palermo en el mes de Septiembre y el tercer domingo del mes de mayo el pueblo rinde homenaje a la mujer y a la madre con el evento “La Dama Antañona”. Por otra parte, los domingos se celebran las Retretas en la Plaza Bolívar y en el Centro Social y Cultural del El Hatillo se realizan diversas actividades a lo largo del año.

– El indio tapiado del pueblo El Hatillo: La gente cuenta que en las remodelaciones que se hicieron en las casas de la calle La Paz, se encontró tapiado en una de las paredes un cuerpo que por sus características se cree que era un indígena. Muchos aseguran que el alma de este indígena pena en las noches. Algunos dicen que el dueño de la casa colocó el cuerpo de nuevo en la pared, para evitar curiosos, pues estaba remodelando la casa, para alquilar locales comerciales y temía que esto alejara los posibles clientes.

Sin duda, las leyendas de Caracas, se enredan en sus esquinas del casco histórico, y en los pueblos que con el desarrollo de la ciudad y su expansión se han convertido en parte de lo que se ha dado a llamar “La Gran Caracas”.

 

 

 

Vía: Últimas Noticias

Déjanos un comentario