Mira como descubrió la infidelidad de su esposo, escalofriante…
Califica esta publicación

El ser más perspicaz que puede existir sobre la faz de la tierra es la mujer.  Estamos dotadas de muchos dones que el hombre jamás en su vida ni siquiera pensaría que existen y lamentablemente son cosas que no podemos controlar, llegan a nosotros y ya no podemos hacer nada.

Nuestra intuición es algo que nace en nosotros de forma natural, quisiéramos no tenerla porque a veces nos hace sufrir mucho, es algo que nos habla en voz baja y si no le hacemos caso comienza a insistir, insistir, insistir hasta que nos vuelve la vida de cuadritos.

Cuando tenemos una relación de pareja   y ella comienza a manifestarse es un claro signo de que algo anda mal. Los gestos, las miradas o simplemente el sudor del otro nos hablan sin querer y comenzamos a sospechar que algo está pasando y la otra persona no quiere que nos enteremos.  Los conocemos tanto que un leve cambio en su conducta nos pone más activas que el mejor detective de la policía.

En ese momento comenzamos a percibir el olor de la mentira, estoy convencida que a nuestra intuición la alimenta el miedo de la pareja, lo percibimos pero no sabemos que nos quiere decir en realidad y allí es cuando nos ponemos más alertas y comienza la carrera para desenmascarar al otro.

maleta
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

En esta historia la mujer venia sospechando de la infidelidad del esposo, pero ella lo tomo muy relajada, cuando él le  informó que debía hacerle las maletas de cierta forma, a ella se le dispararon las alarmas y su intuición comenzó a hablar.  El esposo le pidió que le metiera los implementos de pesca y un pijama de seda azul que la utilizaba en momentos muy especiales.

pijama azul
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Mas sospecha, ella hizo todo pero le puso una trampa.  Al regresar en la conversación , ella le pregunta como estuvo la pesca,  a lo que él contesta que fabulosa, pero  él le pregunta porque no le metió la pijama.  Allí estaba la trampa, ella le contestó,  si hubieses ido de pesca la hubieras  conseguido en la caja de los implementos.

Así que si no quieres caer en las trampas de una mujer inteligente y mucho más astuta que tú, aprende a hacer las maletas tú mismo y mejora tu forma de hacer tus historias más creíbles.  Como consejo debes armar tu historia y creértela tú mismo, sino es así sigue practicando hasta lograrlo, de lo contrario no  lograrás engañar a tu esposa.

 

 

 

Vía: Curiosidades Raras

Déjanos un comentario