Los W.C. romanos y el instrumento para limpiarse el trasero
Califica esta publicación

Los romanos extendieron su modo de vida por todos los rincones de Europa. En muchos países existen restos de carreteras, acueductos, murallas, arcos…y sobre todo, de termas y baños. Eran un pueblo al que le gustaba la higiene, y no sólo la personal, sino que fueron los primeros en dotar a sus urbes de alcantarillado y agua corriente, dos elementos indispensables para mantener limpias las ciudades.

Los ricos tenían baños (Balmes o balneum) en sus casas, pero todas las urbes tenían termas para los ciudadanos que no podían permitirse tener uno en su casa. Las termas contaban con salas privadas en las que se hacían actividades lúdicas y también gimnásticas. El ritual del baño era largo y tenía una importante faceta social. La termas eran lugares donde los romanos se reunían. Esta afición por aunar higiene y actividad social no quedaba en los baños públicos, sino que se extendía hasta los momentos más íntimos, los romanos se sentaban en los aseos en comunidad.

Los aseos eran públicos, podía acudir cualquier ciudadano que lo necesitase, previo pago de una pequeña cantidad, y sin ningún pudor proceder a hacer sus necesidades con otros parroquianos. Ya fueras soldado, comerciante, artesano o político, al realizar las funciones fisiológicas todos se sentaban en sus retretes y procedían sin rubor. No había ningún tipo de mampara o separación entre los W.C., podían ser de piedra o madera, pero siempre un agujero al lado del otro. El interior del W.C. romano estaba conectado con una corriente de agua continua que llevaba los residuos hasta las cloacas. Si no estaba conectado con ninguna conducción, simplemente se ponía en su interior un recipiente parecido a un orinal, que era vaciado por un esclavo.

Una vez acabadas las necesidades, para limpiarse, en los aseos de más categoría utilizaban un curioso utensilio: un palo de madera con una esponja en la punta. Para limpiar la esponja, ésta se sumergía en el agua salada que corría por el canalillo a los pies de los asientos. En la fotografía se ve claramente. En algunos lugares en vez de esponja se utilizaba borra o algún tipo de paño.

Todas las letrinas públicas tenían también una fuente para que los usuarios pudieran lavarse las manos. Como veis los romanos eran realmente limpios.

 

 

Vía: Supercurioso

Déjanos un comentario