Los curiosos preparativos de una boda única, bajo el Sol y la Luna del eclipse
Califica esta publicación

El próximo 21 de agosto tendrá lugar uno de los eventos astronómicos más relevantes del siglo, un eclipse solar total transformará el día en noche por alrededor de dos minutos en cada locación por la que pase dentro lo que se conoce como “el camino de la totalidad”, a medida que la sombra impuesta por la Luna se extienda a través del territorio continental de los EEUU desde el estado de Oregon en la costa del Pacífico, hasta Carolina del Sur en el extremo opuesto.

¿Pero qué sucede cuando una pareja decide dar el sí en un día donde todos los ojos estarán puestos en el cielo? Al parecer, son muchos los futuros “maridos y mujeres” de Norteamérica los que han planificado el día más importante de sus vidas para que coincida con el particular evento astronómico.

Según consigna el periódico financiero The Wall Street Journal, son varios los novios que han elegido casarse el día que la Luna cubrirá por completo al Sol dado que están confiados en que esto representa un buen presagio para el futuro de su relación.

Independientemente de supersticiones y convicciones astrales, llevar adelante las nupcias en medio de un eclipse, requiere sin lugar a dudas de ciertos preparativos especiales. Haley Cohen y Phil Schembri se casarán en Wilson, Wyoming; una de las localidades por donde pasará el “camino de la totalidad”, o sencillamente el sendero desde donde se podrá vivir de forma más intensa el abrupto paso del día a la noche por unos pocos minutos.

Pero más allá del afán por distinguirse de la manada, la logística detrás de una boda bajo el eclipse presenta ciertos desafíos que no se pueden dejar librados al azar. En primer lugar, el hecho de que el 21 de agosto sea lunes requiere de un esfuerzo extra de los invitados para liberar un día laboral de sus calendarios.

Es digno de señalar que el novio de 29 años eligió casarse el día del eclipse debido a su pasión personal por el espacio, algo que queda demostrado por su singular elección de carrera; la ingeniería astronáutica. Tanto él como su futura esposa evitarán utilizar las gafas en el altar para poder verse a los ojos, pero por obvias razones; evitarán mirar al cielo durante la ceremonia.

 

Con información de: La Patilla https://www.lapatilla.com/site/2017/08/10/los-curiosos-preparativos-de-una-boda-unica-bajo-el-sol-y-la-luna-del-eclipse/

Déjanos un comentario