Conoce el lado oscuro de una separación
Califica esta publicación

Superar una ruptura toma un tiempo y no siempre los miembros de la pareja (que ahora es ex pareja) lo hacen a la par, por lo que  el reencuentro con esa persona puede generar estrés, ansiedad, rabia, celos, necesidad de demostrarle que lo has superado y hasta ganas de volver… o todo junto, en conclusión, puede ser muy confuso.

Perdonar o no una infidelidad

Cuando el encuentro es repentino, es difícil precisar cómo se reaccionará. La manera de llevar adelante la situación dependerá de cómo terminó la relación, en cuales términos o de si alguno de los dos se encuentra acompañado de una nueva pareja (entre un sinfín de variantes).

La situación puede ser rara y es normal que no se tenga claro cómo comportarse, es mejor ser natural, reducir el contacto con esa persona, evitar el roce físico, conversaciones sobre tu vida y tratar de despedirte cuanto antes.

Puede resultar tentador tratar de resolver temas pendientes, conversaciones inconclusas, reclamos o “te quieros” que no se dijeron, quizá podría ser inadecuado y poco asertivo hacerlo en ese momento pues  toma en cuenta que en los encuentros casuales, no se conoce el tiempo ni la disposición del otrx.

Luego de ver a tu ex, puedes caer en la tentación de querer seguir sus pasos por las redes sociales o intentar enviarle un mensaje. Antes de decidir re-contactarle, recuerda las razones por las que terminaron, considera si estás preparada para conversar con esa persona y si es el momento emocional adecuado. Sólo tú tienes el poder de decidir.

 

Vía: M de Mujer

Déjanos un comentario