La primera misión privada a la Luna que transportará cenizas humanas
Califica esta publicación

Desde hace miles de años los humanos hemos soñado con viajar a la Luna. Afortunadamente, y tras un gran esfuerzo, la NASA logró posar a los primeros astronautas en 1968. Mucho ha llovido desde entonces. Tanto, que la Moon Express, la primera misión privada que llegará al satélite, ya está en marcha.

La aprobación del gobierno norteamericano

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Curiosamente, las mayores trabas para llegar a la Luna en una misión privada no han sido técnicas o científicas, han sido administrativas. Esto se debe a que elGobierno de los EEUU, a través de la FAA, siglas del Administración Federal de Aviación, es el órgano que debe conceder los permisos, pues son ellos quienes regulan la aviación civil de la nación norteamericana.

A sabiendas de que hay empresas privadas en EEUU que desean enviar misiones a la Luna, a Marte o a los asteroides, todas ellas deberán superar este mismo trámite.

La misión Moon Express

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Ahora, la FAA ha aprobado la misión Moon Express. En este caso, una empresa privada se encargará de enviar una pequeña sonda llamada MX-1E con instrumental científico y una carga comercial que incluye cenizas humanas que llegará hasta la Luna en 2017 en un vuelo que durará apenas 2 semanas.

Aprovechando esta misión, la sonda tomará fotos y vídeos que serán enviados hasta la Tierra. De esta forma, la empresa toma la delantera en el Premio LunarX de Google, concurso que ofrece 20 millones de dólares a la primera compañía que llegue a la Luna con un vehículo que pueda desplazarse 500 metros sobre la superficie del satélite.

No obstante, el objetivo real de Moon Express y Bob Richards, su fundador, es explorar los recursos lunares. Para ello desea establecer un medio de transporte que permita a gobiernos, millonarios y organizaciones llevar los objetos que deseen hasta nuestro único satélite natural.

La carrera lunar privada

  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

No es Richards el único empresario que tiene importantes intereses más allá de la Tierra. Ya sabemos del magnate Elon Musk, que a través de su compañía SpaceX ha firmado contratos de transporte muy lucrativos con la NASA y desea enviar una misión incluso a Marte, el planeta vecino, en 2018.

No obstante, todas estas misiones, incluso las que desean extraer mineral de los meteoritos, chocan con la prohibición del transporte accidental de microbios terrestres a otros mundos. Además, en el caso de la Luna, existen zonas de especial protección donde no se puede alunizar, ya que ahí se posaron las misiones Apolo, por ejemplo.

Sea como fuere, parece que entramos en la nueva era del lucrativo y ambicioso comercio de los viajes espaciales privados. Veremos cómo acaba este asunto.

 

 

Vía: Batanga

Déjanos un comentario