Evita los malos olores en el interior de tu carro
Califica esta publicación

Te encanta estar con tu perro. O fumar. Sin embargo, cada vez más el interior de tu carro huele peor. Aquí tienes unos trucos para evitar esos malos olores.

El interior del coche es un lugar relativamente pequeño en el que los olores se fijan con enorme facilidad: si lo piensas, hay mucha superficie textil, tanto en los asientos, suelo, techo o paneles de las puertas en los que quedan esos olores.

Con el calor es habitual que notes que, al abrir la puerta, esos olores se han intensificado. Piensa que en el habitáculo hay algunos elementos que están a pleno sol -por ejemplo, el salpicadero-. Estos elementos pueden llegar a los 80ºC, mientras que los asientos a algunos grados menos.

Si habitualmente viajas con tu perro, fumas o en el interior del coche ha sucedido algún “accidente” de esos inevitables con niños (o no tan niños) puede que esos olores no sean particularmente agradables. Y sí, puedes hacer algo para solucionarlo y hacer que tu coche, si no como nuevo, huela sensiblemente mejor.

Malos olores en el interior del coche: mascotas

En el caso de que los malos olores vengan de tu mascota, lo esencial es mantenerle limpio. Si lo cepillas diariamente no sólo se relajarán los dos, sino que los pelos no quedarán por todos los lados y, de ese modo, también el olor será algo menos intenso. Tu mascota relucirá si la lavas cada dos semanas, algo que puedes hacer tú mismo, o acudir a un profesional. El caso es mantenerlo limpio. Otro tanto has de hacer con cualquier manta, cama o colchón, que viaje o no en el coche, esté en contacto con tu perro: guardan mucho los olores y, si no lo haces, haberlo bañado no será totalmente efectivo.

Para evitar pestilencias, lo esencial es tener el coche limpio

La tapicería puede lavarse con detergente disuelto en un poco de vinagre. También mezclando ese vinagre blanco con agua a partes iguales y aplicándolo con un pulverizador. Si lo prefieres, también puedes sustituirlo por vodka. Otro remedio para limpiar la tapicería es hacerlo con amoniaco: sí, huele fuerte, pero deja las ventanillas abiertas tras frotar con él las tapicerías y desaparecerá con facilidad. Y el coche ya no olerá tanto.

Estos remedios valen también para, por ejemplo, eliminar el olor a tabaco. Algo que, especialmente, te interesará si no viajas solo, quieres dar buena impresión o, simplemente, poner a la venta tu carro. Que lo sepas: más de un posible comprador preferirá otro carro antes que el tuyo o te hará una oferta menor si tu automóvil apesta a tabaco.

Si eres fumador, prueba a depositar en el cenicero  lavanda, la reina de las plantas aromáticas y que, al quemarse, perfumarán el habitáculo. También puedes probar con arena de la que usan los gatos para hacer sus necesidades: atrapan eficazmente los olores.

Malos olores en el coche: el “poder mágico” del bicarbonato

Un remedio casi milagroso es el que ofrece el bicarbonato. Espárcelo por el suelo o la tapicería del coche, incluso debajo de los asientos, y déjalo actuar un día: absorberá los malos olores. Eso sí, tendrás que retirarlo luego ayudándote de un aspirador. Otra forma de evitar que tu coche huela es dejando en su interior una taza con carbón activo que, en un par de días, habrá acabado con el tufo.

Las tapicerías también pueden frotarse con las toallitas que se usan para aromatizar la ropa en la secadora, frotándolas con ellas.

Nadie dijo que fuese fácil, pero puedes hacer que tu carro (y de paso tú, que también te impregnas de la hediondez al permanecer en él) sea un lugar más agradable con un poco de esfuerzo.

 

 

 

Vía: Autopista

Déjanos un comentario