10 errores comunes que cometemos al bañarnos
Califica esta publicación

Como explica la dermatóloga Patricia Farris a Grandparents.com, “a medida que nos hacemos mayores, las glándulas sebáceas van desapareciendo, por lo que somos mucho más propensos a tener la piel seca. Así que hay que ajustar los hábitos de higiene a este cambio” y evitar esos errores comunes que cometemos al bañarnos.

Personalmente, ya había oído que darse duchas muy largas o lavarse el pelo todos los días podía ser malo, pero otros de los errores comentados a continuación me sorprendieron. ¿Quién sabía que lo ideal era abrir el grifo del agua fría antes de salir de la ducha?

Error 1: No frotarse los pies

Si quieres evitar a los hongos y las bacterias, más te vale frotarte bien los pies mientras estás en la ducha.

Según el Instituto de Salud Preventiva de los Pies de Estados Unidos, hay que “lavar y secar meticulosamente los pies todos los días, utilizar un jabón neutro y lavar bien entre los dedos. Es muy importante secarlos totalmente, especialmente entre los dedos”.

Error 2: Dejar la esponja en la ducha

Lo más probable es que dejes la esponja en la ducha cuando acabes de utilizarla, pero, si no está completamente seca, pueden aparecer todo tipo de cosas asquerosas en ella.

De acuerdo con la dermatóloga Sejal Shah, “después de utilizar una esponja, las pieles muertas se quedan entre los huecos. Estas pieles muertas son el caldo de cultivo perfecto para las bacterias”.

En vez de dejar la esponja en la ducha, asegúrate de aclararla, de escurrirla y de guardarla en un lugar seco, que acumulará menos bacterias que las paredes de la ducha.

Error 3: Secarse con demasiada fuerza

Según la web TotalBeauty.com, “frotarse con fuerza con una toalla irrita las pieles delicadas, mientras que secarse al aire puede provocar la agrietación de la piel”.

Utiliza una toalla mullida y sécate con toquecitos suaves, sin frotar ni hacer fuerza.

Error 4: Lavarse el pelo todos los días

a habrás oído antes que no es bueno lavarse el pelo todos los días, pero… ¿con cuánta frecuencia deberías lavártelo?

Según aconseja la profesional del cabello Andrea L. Hayden a Grandparents.com, “las personas con el pelo fino o delicado deberían evitar aplicarse champú con demasiada frecuencia: con dos veces a la semana bastaría para mantener la producción natural de grasa del cuero cabelludo y la hidratación equilibrada”. Para los cabellos rizados o más gruesos, “bastaría con aplicar champú una vez a la semana”.

Error 5: Retrasar el proceso de hidratación

Después de una buena ducha, puede que lo que más te apetezca sea tumbarte en el sofá y ver la televisión. Pero, si no te hidratas después de la ducha, no le estarás haciendo ningún favor a tu piel.

Tal y como explica la dermatóloga Sejal Shah, “es importante hidratar la piel mientras aún está húmeda. Yo recomiendo secar la piel con una toalla, dando toquecitos suaves, y aplicar crema hidratante inmediatamente después”.

Error 6: No ducharse después de hacer ejercicio

Aunque la razón por la que hay que ducharse después de hacer ejercicio NO es el mal olor. Como aclara la doctora Holly L. Phillips a la revista Women’s Health, “no es el olor del sudor lo que tiene que preocuparnos, sino el hecho de que dejarlo en la piel permite que las bacterias proliferen y puede provocar sarpullidos y erupciones cutáneas”.

Error 7: Darse duchas demasiado largas

Aunque nos parezca divertido ver cómo se nos arrugan los dedos, las duchas largas pueden hacer que la piel pierda hidratación. También es posible que después de una ducha demasiado larga te pique la piel o se te reseque.

La dermatóloga Patricia Farris aconseja lo siguiente en Grandparents.com: “La ducha no debería durar más de 5 o 10 minutos. Cuanto más breve, mejor”.

Error 8: Aplicar el acondicionador en la parte de arriba de la cabeza

Si te echas acondicionador por todo el pelo, el resultado puede ser perjudicial. Como podemos leer en SheScribes.com, “si aplicas el acondicionador en la parte de arriba de la cabeza estarás propiciando una producción de grasa innecesaria en el cuero cabelludo”.

“En vez de eso, céntrate en las raíces del resto de la cabeza. Ese es el área que requiere más hidratación y atención”.

Error 9: No acabar la ducha con agua fría

¿Te das una ducha caliente y cuando acabas te limitas a salir y a coger la toalla? Pues, por sorprendente que parezca, acabar la ducha con agua fría puede ser muy beneficioso.

En Self.com recomiendan mojarse 30 segundos con agua fría antes de cerrar el grifo.

“La inmersión en agua fría está asociada a una mayor tolerancia al estrés, un sistema inmunológico más fuerte, un aumento de la cantidad de grasas quemadas y efectos antidepresivos”.

Error 10: Enrollarse una toalla alrededor del pelo

Vale, no vas a quedarte calvo por hacerte un turbante con una toalla, pero tampoco es lo mejor para tu pelo.

“Envolverte el pelo en una toalla apretada es una de las cosas que más estrés y daños causan en el cabello. En vez de eso, escurre con delicadeza el exceso de agua utilizando una toalla seca; y no lo frotes, porque así fomentarías la aparición de enredos”, recomiendan desde SheScribes.com.

Ten en cuenta todos los elementos de esta lista y cambia tus hábitos en la ducha. Al fin y al cabo, tu piel y tu pelo cuentan contigo.

 

Vía: http://www.msn.com/

Déjanos un comentario