Descubre como no encorvarte (Parte II)
4 (80%) 1 vote

Las comodidades modernas y los horarios ocupados han hecho que sea más fácil encorvarse. Encorvarse puede causar grandes problemas de salud con el tiempo, incluidos dolores de cabeza, tirones musculares y dolor de espalda. Encorvarse prolongadamente también conduce al estrés musculoesquelético en las vértebras y en los discos entre las vértebras. Para evitar este tipo de problemas, puedes seguir algunas recomendaciones sencillas para dejar de encorvarte.

Cambiar tu vida cotidiana
Imagen titulada Stop Slouching Step 4
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

  1. Ten una mejor postura en el trabajo. Muchas personas tienen trabajos en los que tienen que estar sentados en un escritorio. Este es una los lugares principales en los que te puedes encorvar más. A medida que transcurre el día, te inclinas poco a poco hacia tu computadora o sobre el escritorio mientras trabajas en documentos. Si te sientas demasiado hacia adelante, pones presión en el hueso púbico. Si te sientas demasiado hacia atrás, pones presión en el cóccix. Para dejar de hacerlo, debes inclinarte hacia atrás en la silla, manteniendo la espalda pegada al respaldo.

    • Si sientes que estás muy lejos del escritorio o de la computadora, jala tu silla más cerca o mueve el monitor más cerca de ti en el escritorio.
    • Si aún te encorvas, trata de establecer una alarma en tu teléfono que te recuerde cada hora que debes sentarte más derecho. Esto te ayudará a acostumbrarte y, con el tiempo, no necesitarás el recordatorio.[7]
  2. Siéntate en una mejor posición. En todos los aspectos de tu vida, debes sentarte apropiadamente para evitar los problemas de los músculos y de la espalda. Debes encontrar un rango medio cómodo en el que todo se alinee naturalmente. Siéntate con los pies en el suelo y centra tu peso entre las nalgas y el hueso púbico.

    • Debes hacer esto en cualquier lugar en el que te sientes. Por ejemplo, asegúrate de estar cómodo y de sentarte derecho en el coche, especialmente si se trata de un viaje largo. Usa una almohada o ajusta el asiento para alinear y centrar la espalda y la columna vertebral mientras manejas.
  3. Mírate en el espejo. Para evaluar cuán normal es tu postura, necesitas evaluar cómo te paras. Mírate en un espejo y párate como siempre lo haces. Si tus palmas están frente a tus muslos y tus pulgares apuntan hacia adelante, tienes una buena postura. Si tus manos descansan delante o detrás de los muslos o si tus palmas se vuelven hacia atrás, entonces significa que tienes mala postura.

    • Si tienes una mala postura, echa atrás tu cabeza y baja los hombros y la espalda. Esto volverá a alinear tu columna y hará que tu postura esté en el ángulo correcto.
    • Si sientes que tu pecho está hacia afuera, entonces estás parado correctamente.
  4. Estírate cuando te pongas de pie. Cuando debas estar en una posición por mucho tiempo, debes estirarte. Debes hacerlo en tu escritorio del trabajo, en tu coche o en el sofá mientras miras películas. Para estirar tu espalda y tu columna, pon las manos en tu espalda baja al pararte y los dedos hacia abajo. Inclínate hacia atrás lo más que puedas y mantente así por algunos segundos. Repite esta operación algunas veces para relajar tu espalda.

    • Si estás en casa, también puedes acostarte en el piso con el peso sobre tus codos. Infla el pecho, estirando tu espalda baja y la columna.
    • Solo haz estos ejercicios hasta el punto en el que tus músculos se sientan cómodos. No estires demasiado los músculos, ya que puedes provocar una lesión.
  5. Revisa tu postura para dormir. Puedes tener una mala postura al dormir que se refleje en tu postura normal al despertarte. Si duermes de costado, trata de poner una almohada entre tus rodillas para aliviar el tirón en tu espalda baja. Si duermes boca arriba, puedes poner una almohada debajo de tus rodillas para aliviar la tensión en tu espalda mientras duermes.

    • No debes dormir boca abajo. Esta posición pone demasiada tensión en tu cuello mientras duermes.
  6. Equilibra el peso que llevas. Algunas veces debes llevar algo que pesa mucho (como una cartera grande, una mochila o un equipaje). Cuando tengas que lidiar con este tipo de cargas, debes tratar de equilibrar el peso lo más posible para mantener la tensión de los músculos y de las articulaciones al mínimo. Si el peso está equilibrado, también podrás mantener la postura normal y derecha mientras caminas.

    • Para que puedas equilibrar la carga, debes usar bolsas que distribuyan el peso de manera uniforme (como una mochila o un equipaje rodante).
  7. Haz una almohadilla para la espalda baja. Cuando estás en el trabajo, en la casa o en el coche, puedes estar sentado por mucho tiempo, lo que hará que empieces a sentir dolor en la espalda baja. Para prevenirlo, puede hacer una almohadilla y colocarla junto a tu espalda baja a fin de mantener una postura más derecha. Toma una toalla y dóblala a la mitad y luego a la mitad de nuevo. Enróllala en forma de un cilindro, a partir del rectángulo largo, para hacer una almohada mullida y ponerla en tu silla.

    • Si la toalla de baño es demasiado grande, puedes probar con una toalla de manos. Simplemente dóblala a la mitad una vez y enróllala a manera de una almohada pequeña para tu espalda.

     

Vía: http://es.wikihow.com/

Déjanos un comentario