David Vetter, la historia del niño que vivió en una burbuja
Califica esta publicación

¿Imaginas cómo ha de ser vivir en una burbuja?…, ¿literalmente? Aunque sea difícil de creer un niño llamado David Vetter, vivió esta experiencia durante los doce cortos años que duró su vida, por culpa de una terrible enfermedad. ¿Quieres conocer un poco sobre esta historia?

David Vetter, la historia del niño que vivió en una burbuja

David Vetter nació en el St. Luke, Centro médico de Texas el 21 de septiembre de 1971 y desde entonces su vida fue bastante complicada.

David fue diagnosticado con inmunodeficiencia combinada severa, una enfermedad conocida también como SCID o también como el síndrome del “niño burbuja”. Se trata de un trastorno autosómico recesivo que crea la disfunción de las células T y B, lo que hace que la persona sea demasiado susceptible a las infecciones; la mayoría de quienes tienen esta enfermedad, solo llegan hasta los dos años de vida y mueren por la infección masiva.

Los padres de David; David Joseph Vetter y Carol Ann Vetter ya habían perdido un hijo por esta misma enfermedad; el bebé resistió hasta los ocho meses de vida antes de colapsar por la infección. Los doctores les advirtieron que cada vez que tuvieran un hijo, este tenía un 50% de probabilidades de desarrollar SCID, pero les propusieron que si su próximo bebé nacía enfermo lo meterían en una burbuja mientras encontraban la cura. Los padres accedieron pues querían tener un varón, ya tenían una niña sana y esperaban que su tercer hijo no naciera enfermo. Tristemente no fue así.

El sistema inmune de David Vetter lo dejó completamente expuesto a las infecciones, es por esto que fue instalado en la burbuja hermética y estéril brindada por la NASA que los doctores habían prometido a sus padres, mientras se le realizaban los estudios correspondientes para el tratamiento de su enfermedad.

David recibía alimentos, ropa, libros y juguetes previamente desinfectados, a través de un canal en la burbuja, pero no podía nunca salir de ella ¿puedes imaginar una vida así? Sus padres nunca pudieron tocarlo de otra manera que no fuera a través de la burbuja.

Cuando el niño estaba más grande, ya se cuestionaba su forma de vivir y las cosas empezaban a volverse más complicadas. La NASA decidió regalarle un traje especial estimado en 50.000 dólares para que pudiera salir de la burbuja sin riesgos al mundo exterior, pero David no lo usó más de 7 veces, pues tenía demasiado temor a los gérmenes.

El niño pidió que le realizaran el único tratamiento que existía hasta el momento para tratar su enfermedad; se trataba de un trasplante de medula ósea. En 1984 se llevó a cabo la operación; su hermana fue su donante y por un tiempo todo fue bien, hasta que David empezó a tener fiebre, vómitos y diarrea y tuvieron que sacarlo de la burbuja, por lo cual empeoró aun más hasta que entró en coma y falleció el 22 de febrero a la corta edad de 12 años.

Una triste historia sobre, de nuevo, una enfermedad que existe y que, al afectar a pocas personas, no se estudia como merece.

 

 

Vía: Supercurioso

Déjanos un comentario