¿Cuándo se deben cambiar las escobillas del limpiaparabrisas?
Califica esta publicación

No esperes a que llueva para comprobar el estado de los limpiaparabrisas de tu coche. Si quieres tener la mejor visibilidad mientras conduces, hazlo ya.

Disponer de una buena visibilidad cuando vas conduciendo permite poder anticiparse a las situaciones de riesgo y disminuir la fatiga. Para ello, hay que tener los limpiaparabrisas en perfecto estado. No olvides que el 7 por ciento del tiempo de conducción tenemos activadas las escobillas.

Empecemos por clasificar los tipos de escobilla. Por un lado están las escobillas planas (totalmente de goma). Cuentan con una alta eficacia en el barrido y tienen menor fricción en el parabrisas. Están fabricadas sin partes metálicas, por lo que, al no necesitar pintura, se evita la oxidación y la corrosión por formación de hielo o los rayos UV. Su diseño aerodinámico le permite mantener una presión uniforme en todo el cristal, con mejor limpieza y sin rayas o marcas de agua.

Por otro lado están las escobillas convencionales que tienen doble pintura anticorrosiva, estructura metálica robusta, resistente y durable. Las garras son rectangulares, se ajustan de forma precisa en la goma garantizando una limpieza eficaz y una mayor estabilidad en los limpiaparabrisas de más longitud.

 

Un mantenimiento correcto para las escobillas

Cuando limpies el coche, no olvides también limpiar los limpiaparabrisas pasando un paño humedecido con agua, incluida la trasera. No utilices productos químicos que puedan dañar las láminas de goma.

Asegúrate de que hay siempre anticongelante en el líquido limpiaparabrisas para evitar que la lengüeta de goma de la escobilla se congele y se rompa.

Si durante las noches de invierno con heladas y nevadas tu vehículo duerme en la calle, levanta las escobillas o pon una hoja de plástico o cartón entre éstas y el parabrisas.

No pongas nunca en marcha las escobillas cuando el parabrisas esté congelado.

Sustituye las escobillas una vez al año. Lo ideal es hacerlo en otoño, antes de que comience la época de lluvia, frío, hielo y nieve.

Es recomendable cambiar las escobillas si en nuestro campo visual central aparece una raya permanente o si aparecen como máximo 4 rayas permanentes en el campo visual exterior.

Es imprescindible cambiar las escobillas del limpiaparabrisas si aparecen superficies de agua que perduran en todas las zonas, aparecen velos o marcas de vibraciones.

No olvides que las marcas de calidad someten sus productos a pruebas de rotura y resistencia en diferentes condiciones climáticas y analizan su rendimiento aerodinámico en carretera.

 

 

Vía: Autopista

Déjanos un comentario