¿Qué hacer cuando el carro no prende? (Parte II)
Califica esta publicación

Reparar un carro que no enciende puede ser tan simple como conectar un cable o cambiar un fusible, o tan complicado como reemplazar componentes principales del motor. Lo siguiente puede ayudarte a descubrir el problema, pero no hay una forma de cubrir todas las posibilidades. Abordaremos posibles problemas individuales y las formas de revisar en busca de ellos.

Revisar el sistema de combustible

  1. Asegúrate de tener combustible en el tanque. Con suerte, tu medidor de combustible estará funcionando, pero algunos pierden calibración y registran que queda combustible cuando el tanque está vacío. No puedes abrir un sistema de inyección de combustible para averiguar si aún queda combustible, pero en carros más viejos, puedes quitar el filtro de aire de la carcasa de compensación quitando la tuerca mariposa u otro tornillo de la parte superior y levantando la cubierta. Aquí, cuando aprietes el pedal del acelerador, debes ver la gasolina rociarse sobre el cuerpo de la válvula reguladora del carburador.
  2. Muchos motores de inyección de combustible tienen un puerto de prueba en la línea de entrega de combustible. Debido a que la presión del combustible puede ser de hasta 4,8 bar (70 PSI) en algunos vehículos, usar un dispositivo calibrador es la forma más segura de garantizar que tengas un suministro de combustible que sea suficiente para que el motor funcione. Algunos carros tienen bombas eléctricas de combustible situadas en el tanque de gas, y si le pides a alguien que escuche en el tapón mientras enciendes el interruptor de arranque, escuchará el ciclo de bombeo encenderse durante unos segundos y luego apagarse cuando la presión del sistema alcance el nivel requerido. Esto puede decirte si la bomba no está funcionando, pero cambiar la bomba de combustible es un proyecto difícil y posiblemente peligroso.
  3. Revisa el filtro de combustible para asegurarte de que esté dejando pasar el combustible. Los filtros de combustible pueden obstruirse con el tiempo y, a la larga, es posible que no permitan que suficiente combustible pase a través de ellos como para permitir que el carro se encienda. Cambiar los filtros de combustible es mucho más fácil y menos costoso que cambiar una bomba de combustible.

 

 

Vía: WikiHow

Déjanos un comentario