Conoce 4 de los cementerios más extraños del mundo
Califica esta publicación

Cada año, el número de cremaciones va en aumento. La falta de espacio hace que la opción tradicional, que los restos de los fallecidos sean enterrados en un cementerio,sea cada vez menos viable. de hecho, en algunos países como Japón, la ley ya obliga a incinerar todos los cadáveres.

Pero, hoy vamos a fijarnos en algunos de los millones de cementerios que hay en todo el mundo. Y los cuatro que hemos elegido destacan por ser bastante peculiares.

Ataudes colgantes

Lo habitual en nuestra sociedad es sepultar a los muertos bajo tierra, pero hay culturas en las que se hace todo lo contrario. En la región de Sagada, por ejemplo, existe la tradición entre algunas tribus locales de que sus muertos descansen en ataudes que cuelgan de un acantilado. De esta manera, dicen, les es más fácil contactar con el otro mundo.

 

El camposanto más hechizado del mundo

Un cementerio ya es, de por sí, un lugar propicio para apariciones espectrales de todo tipo. Pero, existen varios que se disputan el honor de ser el más embrujado del mundo. Uno de ellos es el de la ciudad de Stull, en Kansas.

Las leyendas populares afirman que en este terreno se encuentra una de las siete puertas del infierno, y que el mismísimo Lucifer se aparece allí dos veces al año.

 

El cementerio submarino

El Neptuno Reef Memorial se encuentra frente a las costas de Florida. Allí, a doce metros de profundidad, descansan las urnas con los restos de varios centenares de personas.

Inicialmente, esta instalación iba a ser un parque submarino que recrease la legendaria ciudad de la Atlántida, pero la falta inversiones empujó a sus promotores a reconvertir el proyecto en un cementerio subacuático.

 

El cementerio de los mafiosos

En la década de 1990, la ciudad rusa de Yekaterinburgo se convirtió en la capital del crimen organizado. Y en su cementerio local reposan para siempre los restos de numerosos mafiosos. Sus tumbas, por supuesto, se distinguen de las del resto de los mortales a simple vista.

 

 

Vía: Quo

Déjanos un comentario