El auténtico Dr. Frankenstein: Giovanni Aldini
Califica esta publicación

La publicación de la novela Frankenstein o el moderno Prometeo, por parte de Mary Shelley en 1818, marcó un hito por varios motivos. En primer lugar, se trata de una novela escrita por una mujer en un momento histórico en que el género era casi dominio absoluto de los hombres; es considerada como la obra literaria que inaugura el género de la ciencia ficción y además creó una historia y un personaje que se han convertido en símbolo de los peligros del ejercicio de la ciencia sin control ético.

Mary Shelley contó que la historia prácticamente fue resultado de un “soñar despierta”, pero es posible que la misma le haya sido inspirada por la historia del doctor Giovanni Aldini, considerado por algunos como el auténtico Dr. Frankenstein.

El auténtico Dr Frankenstein: Giovanni Aldini
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Aldini hizo que el criminal muerto abriera un ojo, hiciera muecas, moviera la mano derecha y las piernas. El evento causó una profunda impresión tanto en el público como en la prensa inglesa, pero no afectó el prestigio del físico italiano, que acabó sus días con reconocimientos por parte de la corte austriaca y como consejero del estado de Milán, donde murió.

El auténtico Dr Frankenstein: Giovanni Aldini
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Caricatura de la época, mostrando a Aldini con su experimento

¿Supo Mary Shelley de Giovanni Aldini? ¿Fue él el auténtico Dr. Frankestein en quien ella se inspiró? No lo menciona, apenas tenía cinco años de edad cuando éste realizó su macabro espectáculo en la cárcel de Newgate, pero pudo haber escuchado relatos y haberlos pasado al subconsciente, hasta esa noche en una villa suiza, compartida con su amante, Percy Shelley, con Lord Byron y su médico, John Polidori. También se ha contado que la noche antes de tener la inspiración que la llevó a crear la historia, estuvieron hablando precisamente de galvanismo.

Otros críticos opinan que el auténtico Dr. Frankenstein pudo ser un científico amateur británico que sí conoció Mary, Andrew Crosse, que también experimentaba con cadáveres y electricidad, y que en 1814 dictó una conferencia a la que Mary y Shelley asistieron y en la que ella tuvo contacto personal con el extravagante investigador.

Quizás, como el monstruo de la novela, el personaje del científico también fue resultado de la unión de varios personajes conocidos y recordados por Mary Shelley, que jugó a ser diosa al insuflarles vida en esa extraordinaria y sumamente actual historia, ¿no te parece?

 

 

Vía: Super Curioso

Déjanos un comentario