7 mitos sobre la batería del celular
Califica esta publicación

Teorías que muchas veces se convierten en mitos, que pocos saben a ciencia cierta cuánto tienen de real pero que la mayoría respeta por aquello de evitar que la batería se agote en el peor momento. Tiene su razón de ser, porque solemos darle un uso intensivo al smartphone que muchas veces nos obliga, no sólo a cargarlo diariamente, sino a hacerlo más de una vez a lo largo de la jornada. Un asunto que genera infinidad de dudas y preocupaciones, y todo mientras las baterías de grafeno se resisten a llegar.

Para asegurarte de que tus intentos por aumentar la duración de tu batería no estén siendo inútiles, hemos reunido siete de los mitos más extendidos, que seguro le has escuchado a alguien en alguna ocasión, para tirarlos por tierra y que los saques de tu rutina.

1. EL “PECADO” DE CARGARLO TODA LA NOCHE

El primer de los mitos que queremos desterrar tiene relación directa con otro, el que afirma que dejar el teléfono conectado a la corriente después de que su batería alcance el 100 por ciento de carga, reduce su capacidad. Los expertos aseguran que esto solo ocurriría si la batería está defectuosa o si alcanza temperaturas muy elevadas a causa de una carcasa que impida disipar el calor con normalidad.

Si no es el caso, lo cierto es que los teléfonos de hoy en día cuentan con sistemas avanzados que gestionan correctamente la energía. Por tanto, esta noche ya puedes despreocuparte por la batería del teléfono; en todo caso, hazlo por tu salud y cárgalo al menos a un metro de distancia y desconectando el wifi para evitar radiaciones.

2. ESPERA A QUE LA BATERÍA SE DESCARGUE DEL TODO

El segundo mito guarda una íntima relación con el primero. Y es que cuántas veces le hemos oído a alguien decir que cada vez que ponemos a cargar el celular antes de que se descargue la batería por completo le estamos restando autonomía. Una recomendación que podría tener sentido con las baterías antiguas de níquel pero con las actuales de iones de litio carece de sentido.

Lo único cierto es que el paso del tiempo es el peor enemigo de la capacidad de una batería; esto va a ser así, independientemente de que la cargues cuando le quede un 20 por ciento o un 80 por ciento, porque esto realmente no afecta a su duración, ya que la batería “sabe” cual es su máxima capacidad. Por tanto, segundo mito desmentido.

3. LA CARGA RÁPIDA PERJUDICA LA VIDA DE LAS BATERÍAS

Cargarlo "poquito" no terminará con su vida útil. Foto: Shutterstock
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Este mito genera controversia y opiniones encontradas. Son muchos los que aseguran, por experiencia propia, que la carga rápida no reduce la capacidad de las batería más de lo que puede hacerlo la carga normal, al menos a corto plazo.

Teniendo en cuenta que la media de tiempo que un usuario cambia de smartphone está en unos dos años, es probable que se deshaga de él antes de que haya empezado a notar un rendimiento peor debido a esta causa.

4. USA SIEMPRE CARGADORES OFICIALES

El tercero de los mitos desprende cierto aroma “marketiniano”. Cualquier marca te dirá que uses siempre sus complementos oficiales, pero lo cierto es que hay cargadores de terceras marcas tan válidos como el original de tu cel. De hecho este suele ser bastante básico (si es que viene incluido).

Lo importante es que el cargador que emplees haya pasado los controles de calidad necesarios, y que antes de adquirirlo te cerciores de su voltaje y los amperios, para saber si es apto para el teléfono. Otro factor  que tendrás que tener muy en cuenta es su entrada de USB sea compatible con el cable que elijas.

5. INSTALA APLICACIONES TASK KILLER

No vamos a reincidir en lo contraproducente que resulta para el rendimiento y la batería de tu móvil que cierres las aplicaciones que no usas. Sin embargo, esto tiene relación directa con las llamadas task killer aplicaciones que en su día tuvieron mucho éxito, y con razón, ya que servían como suplemento del sistema operativo para administrar y optimizar los recursos  (y así ahorrar batería).

Sin embargo hoy en día los móviles incorporan un software lo bastante maduro e inteligente como para dedicarse por si sólo a la administración de energía, y por tanto estas aplicaciones han dejado de tener sentido. Más aún si su propia instalación ya está consumiendo recursos.

6. DESACTIVAR WIFI, BLUETOOTH Y LOCALIZACIÓN MEJORAN  LA AUTONOMÍA

En este caso volvemos a encontrarnos con un mito que, si bien tiempo atrás podía tener sentido, hoy ya no es real. Antes las conexiones inalámbricas como WiFi, 3G o el Bluetooth solían drenar bastante las baterías, pero hoy en día, gracias a los avances tecnológicos, consumen realmente poco, y lo mismo ocurre con los servicios de localización.

Es verdad que poner el teléfono en modo avión sí que tiene un impacto importante a mejor, pero no tanto por el hecho de que se desactiven conexiones como el Wi-Fi o el Bluetooth, sino porque el teléfono no tiene que estar buscando la mejor red móvil para conectarse.

Lo que realmente agota tu batería son otros elementos, como la pantalla; por ejemplo, que consultes la hora cada dos por tres o si has recibido alguna notificación, es bastante más contraproducente para la duración de la batería.

7. LA MALDICIÓN DEL 4G

Esto es un mito a medias, y que también genera opiniones opuestas. Según estudios llevados a cabo por la universidad de Colorado, si comparamos el 4G en igualdad de condiciones con el 3G, consume más batería. Qué ocurre, que al ser el 4G más rápido, permite descargar datos (una película, por ejemplo) en menos tiempo, y por lo tanto necesita menos recursos y consume menos batería.

Eso sí, hay que tener en cuenta la cobertura en cada caso; cuanto mejor sea la señal que llega a nuestro teléfono, menos energía gastará al conectarse.

 

Vía: http://prodigy.msn.com/

Déjanos un comentario