7 consejos para evitar averías en la caja de cambios
Califica esta publicación

Por mucho motor que tengas, si el embrague y la caja de cambios del coche no funcionan como deben, no conseguirás que la potencia llegue efectivamente a las ruedas. Además de una pérdida notoria en el rendimiento de tu coche, también debes saber que si no cuidas como debes el embrague y la caja de cambios, al final las tan indeseadas averías pueden aparecer en cualquier momento y casi sin avisar. Atento, por tanto, a estos 7 prácticos y útiles consejos para evitar averías a la caja de cambios de tu coche.

Utiliza el pedal del embrague con suavidad, evitando así acoplamientos bruscos del disco que puedan perjudicarle.

Al detener el coche en un semáforo o un stop, no mantengas el pie en el pedal del embrague: así prolongarás notablemente su vida útil.

Revisa, al menos cada 20.000 kilómetros o coincidiendo con los cambios de aceite, el pedal del embrague. Es necesario que su muelle recupere siempre correctamente.

Mantén las fundas de los pedales en buen estado, son un elemento poco costoso y fácil de sustituir y pueden evitar el deslizamiento del pie de ellos, con lo que eso puede suponer.

Verifica con frecuencia el nivel del lubricante de la caja de cambios —¡sí también lleva aceite!— o haz que lo comprueben periódicamente. Y no dejes de sustituirlo cuando toque.

Presiona a fondo el pedal del embrague en cada cambio de marcha. Haciéndolo así la conexión con el volante motor será más perfecta y habrá menos desgaste del disco de embargue.

Verifica todos los mecanismos que intervienen en la suspensión, pues un malfuncionamiento de éstos pueden afectar a la transmisión: si estos últimos tienen la misión de transmitir el movimiento del motor a las ruedas, éstas están sujetas a sufrir los efectos de las irregularidades de la superficies.

 

 

Vía: Autopista

Déjanos un comentario