5 cosas que te llevan directamente al insomnio
Califica esta publicación

¿No puedes dormir? ¿Das vueltas en la cama sin conseguir conciliar el sueño? No está de más conocer estas 5 cosas que te llevan directamente al insomnio.

5 cosas que te llevan directamente al insomnio

1. Los cambios hormonales

Entre las cosas que pueden llevarte directamente al insomnio están los cambios hormonales que padecen las mujeres. Esto es mucho más frecuente cuando se acerca la menopausia y durante ella. En esta época de la vida de las mujeres es normal sufrir episodios de insomnio. Los expertos aconsejan relajarse ante de dormir y mantener la habitación con una temperatura entre 16 y 21º C.

2. No hacer ningún tipo de ejercicio

Si llevas una vida completamente sedentaria será muy difícil que concilies el sueño por la noche. Se ha comprobado en personas mayores que realizar algún tipo de ejercicio aeróbico mejora la calidad del sueño, disminuye la somnolencia diurna y también el insomnio. El mejor momento para beneficiarse del ejercicio para el sueño es a primera hora de la mañana.

 

3. Navegar por las redes sociales antes de dormir

Aunque te parezca que navegar por las redes sociales es una manera de relajarte antes de dormir, en realidad produce el efecto contrario. La culpa no es de lo que estemos viendo en nuestros terminales, sino de la luz que estos emiten. Según una investigación sobre Sueño y Cronobiología llevado a cabo por el Dr. Kunz de la Cínica Charité-Universidad de Berlín, la luz azul retrasa la producción de melatonina, la hormona que trae el sueño. Además cree que la luz brillante altera los ritmos circadianos que regulan nuestra vida. El consejo de los expertos es no consultar nuestros dispositivos móviles desde 2 o 3 horas antes de ir a dormir.

 

4. No haber visto el sol en todo el día

Este punto esta íntimamente ligado al anterior. Los ritmos circadianos que rigen nuestro cuerpo y nuestra salud necesitan de unas horas mínimas de luz solar para regularse. Si se ha estado expuesto a la luz solar o brillante durante el día es más fácil conciliar el sueño. Si no es posible porque se trabaja en un lugar sin luz natural, es importante que la luz artificial sea muy luminosa, para dar a nuestro organismo la sensación de horario diurno.

 

5. Beber más agua de la cuenta

Si antes de acostarnos bebemos una gran cantidad de agua cuando nos despertemos por la noche, por el motivo que sea (apnea, ruido…), tendremos la necesidad de levantarnos para ir al baño. Esta “excursión”, en muchos casos provoca que no se pueda volver a conciliar el sueño hasta pasado un buen rato. Los expertos aconsejan no beber en exceso y si es absolutamente necesario levantarse, evitar encender luces brillantes.

 

 

Vía: Supercurioso

Déjanos un comentario