3 trucos para enfriar rápido una cerveza
Califica esta publicación
Cuando el calor nos invade, una de las bebidas que más nos gusta para refrescarnos suele ser la cerveza. Pero cuando se junta mucha gente en casa, es fácil que las cervezas frías se acaben y solo nos queden algunas cervezas “del tiempo”. Afortunadamente hay métodos que ayudan a enfriar rápido una cerveza.

Estas son formas altamente eficaces, enfriando una botella de cerveza de forma casi instantánea y hay métodos para enfriar una mayor cantidad de bebidas en tiempo récord.

Método 1. Agua con hielo y sal

Este es la evolución científica del método tradicional de meter las botellas de cerveza en un barreño con hielo. Si en lugar de hacerlo solamente con hielo añadimos agua y sal, la sal baja la temperatura en la que el agua y el hielo se mezclan, haciendo que los hielos se comiencen a derretir. Esto hace que el agua está a más baja temperatura, transmitiendo rápidamente esa bajada de temperatura a la bebida que se quedará perfecta para beber en aproximadamente 15 minutos.

Si quieres acelerar aún más este proceso, puedes hacerlo metiendo en el congelador el barreño con el agua, la sal, los hielos y las cervezas pero apenas se notará la diferencia. También podéis hacer girar el contenido del barreño removiendo con un palo para que la temperatura baje más rápido. Así reduciréis a 10 minutos el tiempo necesario para la bajada de temperatura.

Método 2. Servilletas o papel de cocina

Lo habitual cuando no tenemos cerveza fría es meterla corriendo a la nevera o si vamos apurados, meter las botellas directamente al congelador. Para eso puedes envolver la botella con papel de cocina, mojar el papel con agua y después meter la botella envuelta en el congelador. Curiosamente la tercera botella baja de 22 a 15ºC de temperatura en solo 15 minutos.

Método 3. Los sprays tienen muchas utilidades

Quizás habrás escuchar alguna vez usar los sprays para enfriar rápidamente algunos productos. Básicamente consiste en poner boca abajo los sprays de aire comprimido que se suelen usar para “soplar” en cámaras de fotos y objetivos, o para limpiar las computadoras o teclados.

Al ponerlos boca abajo no sale el contenido sino el gas propelente a presión que suele estar a una temperatura bajo cero. Dirigiendo el chorro de gas sobre las botellas de cerveza estas se enfrían casi inmediatamente, pudiendo llegar incluso a congelarse en minutos.

El truco como se puede apreciar con detalle reside en mover rápidamente el spray para no congelar una sola zona sino que mediante el barrido se puede ir enfriando el lateral de las botellas, girando éstas conforme se vaya formando una ligera capa de escarcha en el exterior. Así se puede enfriar una botella en menos de dos minutos, siendo el método más rápido aunque solamente es eficaz para pequeñas cantidades a enfriar, (máximo dos o tres botellas)

 

Vía: http://www.directoalpaladar.com/

Déjanos un comentario