11 cosas que no debes decir para cuidar tu trabajo
Califica esta publicación

Hay algunas cosas que nadie debería decir en su entorno laboral. Son unas frases que tienen la capacidad de hacerte quedar mal, aunque esas palabras sean ciertas. Y lo peor de todo es que una vez que esas expresiones se pronuncia ya no hay vuelta atrás.

Un experto en liderazgo ha señalado en la revista Forbes cuáles son las expresiones que le hacen parecer una persona incompetente o insegura. No importa el talento que tenga o lo hábil que sea a la hora de realizar sus tareas, existen ciertas frases que no deben pronunciarse nunca en el trabajo.

1. “No es justo”. La vida no es justa, escribe en la revista el experto. Diciendo esto solo parece que cree que la vida es fácil, lo que le hace parecer inmaduro e ingenuo.

2. “Así se ha hecho siempre”. La tecnología ha cambiado la forma en que hacemos las cosas, así que algo que se hacía de un modo hace seis meses o un año puede que ya no se realice con la misma eficacia gracias a los avances tecnológicos. Si dice “es que así se han hecho siempre las cosas” puede parecer una persona que se resiste al cambio. Puede que hacer las cosas como siempre se han hecho no sea la mejor manera.

3. “No hay ningún problema”. Cuando alguien le pide que si puede hacer algo o le da las gracias por haberlo hecho y usted solo se limita a decir “Sin problema” está insinuando que esa petición ha sido, efectivamente, un problema. Diga, en su lugar, “ha sido un placer”. Es una diferencia de lenguaje muy sutil, pero tiene un gran impacto en las personas.

4. “Yo creo… / Esto puede ser una idea absurda… / Voy a hacer una pregunta estúpida”. Estas palabras erosionan su credibilidad, incluso si después se anuncia una gran idea, ya que parece que le falta confianza y hace que la gente pueda llegar a desconfiar de usted. Si no sabe algo, diga en su lugar “Ahora mismo no tengo esa información, pero la encontraré lo más rápido que pueda y se lo haré saber”.

5. “Esto solo llevará un minuto”. Al decir estas palabras parecerá que hará la tarea lo más rápido posible y que puede que no la finalice bien debido a las prisas. A no ser que de verdad sea una tarea breve (como contestar un correo no muy extenso) no diga esto. En cambio, limítese a decir que “no le llevará mucho tiempo”.

6. “Lo intentaré”. Al igual que la palabra “creo”, el verbo “intentar” le resta credibilidad y muestra una falta de confianza. Si se le pide que haga algo, o bien se compromete a hacerlo o bien da una alternativa, pero no diga que “lo va a intentar”.

7. “Es un vago / incompetente / un imbécil”. No le llevará ninguna ventaja criticar a un compañero con estas palabras. Si su crítica es cierta, todo el mundo se enterará de la incompetencia de ese otro trabajador, y no es necesario. En cambio, si no es cierto, será usted el que quede mal delante del resto. Siempre hay gente incompetente en cualquier lugar de trabajo. Si no tiene la capacidad para ayudar a esa persona o despedirla, no hará nada señalando sus faltas.

8. “Esa tarea no me concierne”. Si dice algo así está dando a entender que va a hacer lo mínimo. Si su jefe le dice que haga algo pero usted cree que no es apropiado para su posición (por motivos morales, éticos o cualquier otro) lo mejor es hacer la tarea que nos han mandado y, más tarde, programar una reunión con su superior para discutir acerca de su rol en la compañía.

9. “No es mi culpa”. Por pequeño que sea su error, si así ha sido, lo mejor que puede hacer es reconocerlo y, sobre todo, no echar la culpa a otros. Dé su explicación y que sea su jefe u otros compañeros los que decidan.

10. “No puedo hacerlo”. El “no puedo” y el “no es mi culpa” son primos hermanos. Si dice que no puede hacer algo significa que no quiere y que ni siquiera lo va a intentar. Si hay alguna tarea que le hayan encomendado y que de verdad no sepa hacerla, pida ayuda, que vean que está interesado para que la próxima vez puedan contar con usted.

11. “Odio este trabajo”. Lo último que una persona quiere oír en su trabajo es que alguien odia lo que hace. Diciendo esto demuestra que usted es una persona negativa. Los jefes capturan rápidamente a los negativistas que bajan la moral del grupo y saben que hay muchas personas entusiastas por ocupar su puesto de trabajo.

Cortesía de elEconomista.es

Déjanos un comentario