10 mentiras que decimos todos los días
Califica esta publicación

Todos los seres humanos mentimos a diario. Muchas veces lo hacemos sin darnos cuenta o son, simplemente, mentiras piadosas. Faltamos a la verdad persistentemente. Si te parece imposible, reflexiona sobre estas 10 mentiras que decimos cada día y seguramente cambiarás de opinión.

10 mentiras que decimos cada día

Un estudio de la Universidad de Massachusetts sobre las mentiras que decimos a diario arrojó un resultado sorprendente: el 60% de los voluntarios estudiados mintió al menos una vez en 10 minutos de conversación, y la mayoría lo hicieron 2 o 3 veces. No había diferencia entre el número de mentiras entre hombres y mujeres, pero sí en el tipo de mentiras. Ellas mienten para que la persona con la que hablan se sienta bien y ellos para proyectar una versión mejorada de sí mismos. Los estudiantes voluntarios se sorprendieron al comprobar las veces que habían faltado a la verdad. Unas simplemente por dar la razón en algo con lo que en realidad no se estaba de acuerdo y otras por afirmar cosas que no eran del todo ciertas. Estas son 10 ocasiones en las que habitualmente muchos de nosotros mentimos:

1. Cuando en un restaurante preguntan si todo estaba a nuestro gusto, tendemos a decir que, aunque no sea del todo cierto.

2. Cuando comemos en casa de alguien y nos preguntan si nos gusta lo que nos han servido. Por educación contestamos que sí.

 

3. Cuando nos preguntan si estamos bien. Si un amigo o familiar nos ve “raros” y nos pregunta qué nos pasa, tendemos a contestar que nada, que todo va bien. Muchas veces se debe a que no tenemos una respuesta exacta o a que no hemos analizado realmente lo que nos inquieta.

4. Cuando nos dicen algo negativo de alguien a quien queremos, por ejemplo un hijo, tendemos a negarlo.

5. Cuando estamos hablando con alguien muy pesado y buscamos una excusa para marcharnos sin herir a nuestro interlocutor. Una mentira de las llamadas “piadosas”.

6. Cuando celebramos un supuesto éxito de alguien. Son falsos elogios para que esa persona se sienta bien y suba su autoestima; aunque sepamos que no lo hizo bien o que quedar en 10º lugar en una carrera de 12 no es realmente un buen puesto.

7. Cuando en una entrevista o situación complicada nos dicen: ¿Tiene usted alguna pregunta? Lo normal es que contestemos que no. En realidad tenemos cientos de preguntas, pero no nos atrevemos a formularlas.

8. Cuando el jefe o alguien cercano te da un trabajo extra o te pide un favor que en realidad no te apetece hacer y a la pregunta “¿Te importaría…?” Contestamos “No, en absoluto”.

9. Cuando a una petición de los hijos se contesta “ya veremos” en vez de ser claro y decir sí o no. Hay que tener cuidado con este tipo de respuestas, pues socava la confianza entre padres e hijos.

10. Cuando alguien nos pregunta qué nos parece su pareja. Nuestra primera respuesta es siempre positiva, aunque no nos haya gustado. Evitamos herir a los que queremos, aunque en el fondo vayamos pensando cómo decirle la verdad sin que le duela.

¿Con cuántas de estas “mentiras” o “faltas a la verdad” te identificas? Seguro que si piensas en ello te pasará como a los voluntarios del estudio. En realidad, por educación, por no herir, por no tener un conflicto, etc. decimos muchas más mentiras de las que nos pensamos sin darnos cuenta.

Déjanos un comentario