9. Velas. Las que tienen aroma contienen benceno o ftalatos que favorecen el desarrollo de cáncer y problemas hormonales.


10. Figuras para la ventana. Estos adherible a la ventana tienen cloro y bromo, que puede causar cáncer.

Los investigadores aseguran que las decoraciones no están reguladas, por lo que es normal encontrar sustancias tóxicas entre sus componentes.

Una forma de estar seguro que estás comprando algo libre de tóxicos es revisar las etiquetas de los productos, así como lavarte las manos después de tocarlos y evitar que tus hijos se lo lleven a la boca.

Cortesía de salud180.com