Trump ganó el Senado y los Demócratas ganan la Cámara de Representantes
Califica esta publicación

El partido Republicano mantiene el Senado: “Trump ganó el Senado”

E

l Partido Republicano conserva su mayoría en el Senado de Estados Unidos, según ha informado la cadena de noticias CNN; además varios miembros de dicho partido aseguran que Donald Trump ganó estos espacios; gracias a la campaña realizada a cuenta personal en varios estados clave.

Por otro lado, los republicanos mantendrán el control del Senado, donde los demócratas tendrían que arrebatar dos escaños al Partido Republicano para hacerse con la mayoría. Los republicanos cuentan con 51 escaños, mientras que los demócratas se han hecho hasta el momento con 45  de un total de 100 y quedarían 4 escaños por asignar. En los estados de Indiana, Virginia Occidental, Florida, Texas y Tennessee el escenario se ha tornado significativamente competitivo. El presidente estadounidense, Trump; no ha tardado en celebrar el resultado y ha subrayado en su cuenta de Twitter que “esta noche a sido un éxito tremendo”.

trump ganó el senado

 

Los Demócratas ganan el control de la Cámara Baja

El Partido Demócrata ha recuperado este martes el control de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, tras ocho años de mayoría republicana; y ha dejado debilitado lo que queda de mandato de Donald Trump. No ha logrado, sin embargo, asestar el que hubiera sido un golpe letal, ya que los conservadores mantienen el Senado. Se abre una etapa de incertidumbre, pues los proyectos  de levantar un muro con México para frenar la inmigración; o la liquidación de la reforma sanitaria de Barack Obama quedan heridos de muerte. El descontento con el presidente, uno de los gobernantes más cuestionados y divisivos de la historia reciente; ha movilizado a los votantes progresistas en unas elecciones legislativas marcadas por la alta participación y el reflejo de un tiempo nuevo. Los estadounidenses han escogido un Congreso con más mujeres y más diversidad racial y religiosa que nunca.

Por otro lado,  Donald Trump ha gobernado hasta ahora desde la Casa Blanca con tranquilidad, pero el cambio de mayoría conlleva muchos problemas para el republicano. Los demócratas podrán bloquear la aprobación de leyes, ya que requieren el visto bueno de ambas partes del Capitolio, e impulsar sus propios proyectos legislativos; aunque luego se den de bruces con el muro republicano en el Senado. También disponen de los votos necesarios para iniciar investigaciones sobre Trump y sus negocios; e incluso impulsar un proceso de destitución (impeachment), aunque difícilmente prosperaría, porque necesita dos tercios de los senadores.

Con fragmentos de elpais.com y europapress.es

Déjanos un comentario