Califica esta publicación

Institucionalmente, para que una actividad sea considerada deporte, debe estar avalada por estructuras administrativas y de control reconocidas que se encargan de reglamentarlo (las organizaciones deportivas).El hecho de que alguna actividad no esté reconocida institucionalmente como deporte, no impide que pueda estarlo popularmente, como ocurre con el deporte rural o con los deportes alternativos.

A pesar de que la definición de deporte no especifica que la «actividad física» deba ser extenuante, existen deportes de bajo impacto físico que no son considerados como tales por algunas personas. Un ejemplo de ello es el ajedrez, el cual es un juego cuya actividad física es, aparentemente, muy escasa, pero está reglamentado, tiene carácter competitivo y está avalado por federaciones oficiales, por lo que se considera un deporte.5 Otros ejemplos de aparentemente escasa actividad física son el tiro con arco, el automovilismo, el billar, entre otros. Por el contrario, existen actividades físicas extenuantes que no son un deporte, por no cumplir con la definición.

La Antártida

La exploración de la Antártida no tiene parangón por lo formidable del reto: vientos de hasta 300 kilómetros por hora, temperaturas inferiores a los 50 grados bajo cero, un océano con aspecto de criatura viva dispuesta a engullir barcos, una costa sin apenas puertos naturales y largos días de helado silencio. La lucha se establece entre el aventurero y las fuerzas desatadas de la naturaleza, entre el hombre y los límites de su resistencia.

Henry Worsley es la última víctima de la Antártida. Este explorador británico de 55 años estuvo a punto de cruzar en solitario y sin asistencia el continente helado, hito nunca conseguido.

Alpinistas en el Escalón Hillary, en el Everest
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
© Diario ABC Alpinistas en el Escalón Hillary, en el Everest

El Himalaya

Sugerencia de la Tienda Windows

Casi un millar de alpinistas se quedaron para siempre en los ochomiles del Himalaya. El rescate de los cuerpos es prácticamente imposible a causa de la altitud y del difícil acceso a los lugares donde reposan. La mística montañera suele dar por bueno que existan cementerios a ras de cielo.

La estadística aterra como la visión de esos cuerpos medio sepultados por la nieve. Cuatro de cada diez alpinistas que retan al Annapurna jamás vuelven. La montaña maldita fue el primer ochomil en ser hollado, en 1950. Maurice Herzog y Louis Lachenal, miembros de una expedición francesa en la que también estaba el mítico Lionel Terray —el primer conquistador del Makalu y el Fitz Roy—, protagonizaron la hazaña. Desde entonces, la mala prensa del coloso nepalí lo ha convertido en el menos codiciado: ocupa el último lugar en número de ascensiones.

Gansbaai, Sudáfrica
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
© Diario ABC Gansbaai, Sudáfrica

Tiburones blancos en Sudáfrica

La playa de Fish Hoek, a un paso de Ciudad del Cabo (Sudáfrica), es un lugar frecuentado por tiburones blancos. Cada año, decenas de bañistas son atacados por estos enormes escualos. En Gansbaai, también en Sudáfrica, el buceo en jaula es obligatorio para quienes busquen emociones fuertes.

Ruta Gouffre Berger
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
© Diario ABC Ruta Gouffre Berger

Gouffre Berger (Francia)

Gouffre Berger (Francia), descubierta en 1953, fue considerada durante una década como la cueva más profunda del mundo (1.122 metros). Conocida como la «gruta de la muerte», tiene un lago interior. Las tormentas o las lluvias intensas pueden provocar que el nivel del agua suba rápidamente atrapando a quienes se encuentren en su interior.

Rafting en el Zambeze

El río Zambeze es el cuarto por longitud de África (tras el Nilo, el Congo y el Níger) y el más largo de los que desembocan en el océano Índico. Tiene una longitud de 2.574 km. y algunos de sus tramos son una tentación para los que buscan emociones fuertes. Aquí se realiza uno de los raftings más extremos del mundo, con pequeñas cataratas y remolinos por doquier.

Buceando en el Blue Hole de Dahab
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
© Diario ABC Buceando en el Blue Hole de DahabBlue Hole (Dahab, Egipto)

El Blue Hole de Dahab es un lugar mítico para los buceadores, tanto por su espectacularidad, profundidad, dificultad técnica de la inmersión como por su facilidad de acceso. Es famoso por el elevado número de accidentes de buceo fatales que se han producido tratando de alcanzar su fondo o cruzando el famoso «Arch», un arco submarino que conecta el agujero azul con el mar abierto a una profundidad de 52 metros. Se dice que en su fondo hay un centenar de cadáveres.

Clavadista en la Quebrada de Acapulco
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
© Diario ABC Clavadista en la Quebrada de AcapulcoQuebrada de Acapulco

La Quebrada es un acantilado de 45 metros de altura, situado en el puerto de Acapulco, México, en la costa del Pacífico. Allí se realizan desde los años 30 del siglo pasado los famosos clavados por jóvenes de la zona. El clavadista debe calcular el momento en que la ola suba el nivel del mar, ya que de lo contrario sería una muerte segura por el impacto contra las rocas del fondo, situadas a poca profundidad.

Surfista en Tahití
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
© Diario ABC Surfista en TahitíTeahupo’o, la ola tahitiana

Teahupo’o es el nombre de una famosa ola y también de una zona de la isla de Tahití, en la Polinesia francesa, que es un paraíso para los amantes del surf. La ola no es temida por su altura (entre 5 y 10 metros), sino por la extrema violencia con la que sacude merced a la singular configuración del arrecife. En una prueba del ASP World Tour en 2000, el surfista local Briece Taerea murió tras ser golpeado y quedar atrapado en una Teahupo’o.

Blue Hole (Belice)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
© Diario ABC Blue Hole (Belice)Blue Hole (Belice)

El Blue Hole es un enorme sumidero de 305 metros de diámetro y 123 de profundidad en el arrecife Lighthouse, un pequeño atolón situado a 100 kilómetros de Belice. Posee cuevas submarinas de paredes verticales cuya belleza encierra un gran peligro para los buceadores. Para alcanzar la entrada a una caverna hay que descender al menos 34 metros.

La Ruta 11 en Alaska
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
© Diario ABC La Ruta 11 en AlaskaAutopista Dalton, Alaska

La autopista Dalton (conocida oficialmente como Ruta 11) es una carretera de 666 kilómetros situada en Alaska. No se cierra en invierno y es ideal para los amantes de los raids extremos por sus bajas temperaturas, el hielo y las ventiscas que nublan la visibilidad.

Cortesía de msn.com

 

Déjanos un comentario