Las profesiones que más se rumbean en la fiesta de navidad de la oficina (y hay sexo)
Califica esta publicación

Las cenas de navidad de la oficina son el momento más democrático del año para los trabajadores: el alcohol iguala a jefes y curritos… Y con tanto ‘jingle bells’ es normal que algunos acaben en bolas

Las fiestas de navidad de la empresa es el único momento del año en el que puedes ver a tu jefe subido a un taburete y con la corbata en la cabeza cantando canciones de AC/DC, forjar una fraternal, breve y sobre todo beoda amistad con aquel compañero al que no soportas, que la maciza de la oficina se pasee con una minifalda de lentejuelas o que la nueva del departamento le tire los tejos a un camarero que en realidad resulta ser el director general (¿por qué la gente vestirá esmoquin blanco en estas fiestas?). Y es que los saraos navideños ayudan a estrechar –y mucho– las relaciones entre compañeros. Tanto es así que si hicieran una encuesta de clima laboral en plena cena de empresa, en vez de cuestionarios tendrían que repartir abanicos.

Así lo apunta una encuesta realizada por la marca de lencería Ann Summers, que revela que al menos un 39% de las personas mantienen sexo en la fiesta navideña de empresa, y no solo por efecto de besarse bajo el muérdago. También las copas ayudan a ello.

Profesiones con mejor ‘team building’

Informáticos (76%), abogados (74%) y responsables de recursos humanos (72%) son los que más se desmadran, seguidos de los profesionales del transporte (72%) y las finanzas (71%). Al menos eso afirmaron los más de 2000 participantes de la encuesta. Y en posiciones más discretas, contrariamente a lo que pueda parecer, periodistas y publicistas (68%) y personal comercial (67%). Un consejo si estas navidades quieren pillar: no se cuelen en la fiesta de navidad de un claustro de profesores (45%) ni tampoco en la de médicos ni enfermeras (52%), que beben mucho menos y no se ponen tan ‘fraternales’, concluye el estudio de Ann Summers.

Los lugares para ‘confraternizar’ con compañeros más frecuentes son el aparcamiento de la oficina, la sala de reuniones y el almacén

No obstante, son los técnicos quienes suelen beber más en las fiestas, porqueel alcohol, aunque no es muy recomendable para cerrar negocios, es el mejor limando asperezas y también bajando cremalleras. Y claro, una cosa lleva a la otra y sin darte cuenta te estás dando el lote con ese IT que ha ignorado tus demandas de formateo del disco duro, hasta ahora. Los dos, como es lógico, bastante pasaditos de copas. Y al día siguiente, en mitad de una resaca terrible, pondrás en marcha tu ‘estrategia de evitación’.

Con las nalgas sobre la fotocopiadora

El ‘aquí te pillo, aquí te mato’ que puede ocurrir cualquier noche toma una mayor importancia cuando el lugar es la oficina o sus inmediaciones. Entonces ya no es una cuestión de preferencias, sino de comodidad y, sobre todo, urgencia. Una cuarta parte de los encuestados han utilizado el aparcamiento de la empresa como picadero y una quinta parte la sala de reuniones.

Hay jerarquías también en lo sexual: los ejecutivos senior tienen un 65% de probabilidades de salir contentos de la cena de navidad

Si bien es cierto que muchas fiestas de empresa suelen realizarse en otros lugares, hay a quien incluso le puede provocar morbo celebrar un ‘afterwork’ sobre la mesa de su escritorio (15%). Eso sí, cuidado con cómo os colocáis, no hay peor colofón para el alcohol y la lujuria que una grapa clavada en el trasero. Pero los encuestados todavía son más imaginativos… Los adictos al porno ‘hard’ prefieren calentarse en el almacén (18%), entre escobas y cientos de rollos de papel higiénico –si el personal de la limpieza pudiese hablar…–; mientras que uno de cada diez ha mantenido encuentros en la cocina ‘office’ o comedor de la empresa.

¿Existen jerarquías también cuando se mezcla sexo y nómina? Al parecer los que triunfan más en las desmadradas fiestas de navidad son los directivos seniors (65%), aunque no así los directores (28%) ni los curritos ordinarios (26%); quizás porque estos últimos se lo piensan dos veces antes de tener un desliz que les complique la vida, al menos durante ocho horas al día. Que tome nota el sindicato de empresa…

Ya saben, si su cena de empresa está al caer y no quieren líos, les recomendamos: beban solo limonada, eviten sentarse al lado del informático y no hagan caso a la responsable de recursos humanos cuando le pida que acuda al almacén, el papel higiénico no se ha acabado.

Cortesía de elconfidencial.com

 

Déjanos un comentario