Las 10 cosas que nadie te va a enseñar pero que todos debemos aprender
Califica esta publicación

Cada vez más los centros educativos han dejado de centrarse en los contenidos para fijarse en las competencias y habilidades que permiten que una persona triunfe tanto en el mundo laboral como en su vida personal. Durante mucho tiempo se utilizó la expresión “universidad de la calle” para nombrar a esa picaresca que no podía adquirirse entre las paredes de un aula, sino que surgía de las enseñanzas que algunas situaciones, en ocasiones violentas, propiciaban. Su toque crápula ha sido sustituido poco a poco, ‘coaching’ mediante, por una constante referencia a las habilidades blandas, esas sobre las que nadie haría un seminario pero que son las que marcan la diferencia a largo plazo.

Todos podríamos elaborar una lista personal con aquellas habilidades que sólo el tiempo, la experiencia y, seguramente, los errores, nos han hecho aprender. Sin embargo, hay algunas de ellas que suelen figurar en todos los listados sobre el tema, y que a veces son tan sencillas como aprender a callarse. Aquí recopilamos a partir de recopilaciones aparecidas en ‘Quora’ o ‘LinkedIn’ todas esas habilidades en las que quizá no nos hemos detenido hasta que ha sido demasiado tarde, y que son las que nos guían en nuestra procelosa odisea personal y laboral.

‘Marketing’ básico (aprende a venderte)

(iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
 Todas las personas tienen buenas ideas. De todas ellas, quizá sólo unas pocas puedan llevarse a cabo. Y de esas, sólo algunas llegarán a ser descubiertas por una cantidad realmente grande de gente. Como explica ‘Lifehack’, “si tienes una idea en el trabajo, o quieres un aumento, o quieres convencer a tus hijos para ver determinada película”, es importante conocer principios de ‘marketing’ o, dicho de otra manera, saber cómo vender algo para que resulteatractivo. Incluso algo tan tonto como redactar un asunto llamativo en un correo electrónico puede separar la línea entre el fracaso y el éxito.

Organización del tiempo

(iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

No hace falta ir tan lejos como las, ejem, personas exitosas y esas 14 cosas que son capaces de hacer antes de que salga el sol. No obstante, ser capaces de optimizar nuestro tiempo es de vital importancia a medida que los años pasan y las cargas laborales, personales y familiares aumentan. Por lo general, el colegio, el instituto y la universidad nos obligan a aprender a organizarnos, pero no nos dice de qué manera. Es más, su propia configuración (bilbiografías infinitas, exámenes continuos) termina provocando que nuestros horarios se rijan por la máxima de “cuanto más, mejor”.

Algo que suele conducirnos a la perniciosa multitarea que tanto perjudica nuestro rendimiento. La clave se encuentra, en primer lugar, en distinguir entre lo esencial y lo accesorio y, posteriormente, plantear pequeñas metas que nos ayuden a alcanzar nuestro objetivo final. Nada de pasar el día ocupados para sentirnos bien con nosotros mismos: podemos tener mucho más tiempo libre y rendir más si sabemos cómo.

Persistencia y consistencia

(iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Como recuerda en un artículo publicado en LinkedIn David Thomas, el manager general de Cyberclick, en el colegio aprendemos a estudiar para un examen… y a olvidar lo aprendido una vez lo hemos hecho. Sin embargo, en nuestro entorno laboral no sólo debemos alcanzar las metas a corto plazo, sino también ser persistentes. Como explica un reportaje publicado en’Business Insider’ a partir de un hilo de Quora, aquellos que llegan de verdad lejos son los que nunca dejan de aprender, incluso cuando ya han llegado a lo más alto, pues de lo contrario están condenados a terminar fracasando. Y, si se han equivocado, no se rinden y vuelven a recoger lo aprendido para salir adelante.

El arte de caer bien a los demás

(Corbis)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Solemos confundir la simpatía, la comprensión o el ingenio con caer bien. En realidad, aquellas personas más valoradas por los demás no tienen un único rasgo que las haga más deseables, sino que es una peculiar combinación de todo ello, una mezcla de talento personal (que provoca que los demás se sientan atraídos hacia ti) con ausencia de egoísmo (que provoca que los demás quieran pasar tiempo contigo). Es un complicado equilibrio entre la autopromoción y la empatía hacia los demás, unido a saber escuchar, bromear, discutir o guardar silencio.

¡Cállate!

(iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

En apariencia sencillo, pero en la práctica, harto difícil. Sólo la experiencia nos enseña cuándo haríamos mejor en cerrar la boca, por mucho que tengamos una opinión formada sobre algo o pensemos que debemos hacernos valer por encima de todas las cosas. Es algo especialmente valioso en el entorno laboral: muchas veces debemos perder una batalla si lo que queremos es ganar la guerra. O, con otras palabras, en ocasiones no es ni el momento ni el lugar para abrir la boca y equivocarnos. Como explica el artículo de ‘Business Insider’, eso suele ocurrir cuando estamos “enfadados, tristes, agitados o irritados”.

Finanzas básicas

(Nigel Kirby/Corbis)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Muchos políticos y pedagogos lo han recordado en los últimos años, especialmente después del estallido de la crisis: muchas personas no hemos recibido una formación económica o laboral básica, lo que provoca que cometamos grandes errores o salgamos perdiendo a la hora de negociar con una empresa. Debemos aprender a leer un contrato, un informe financiero, conocer al dedillo nuestra cuenta bancaria y a trazar un plan de ahorro mensual que nos ayude cuando vengan los malos momentos, o de lo contrario seremos vulnerables a la mala fe de los demás.

Pedir ayuda

(Justin Bailie/Aurora Open/Corbis)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Tal y como está planteado el sistema educativo actual, pedir ayuda suele identificarse con ser un ignorante. Sin embargo, cuando estamos trabajando, no reconocer que desconocemos algo en un momento clave puede ser mucho más peligroso que preguntar. Además, existe un estudio realizado por la Escuela de Negocios de Harvard que da la razón a aquellos que no paran de preguntar: manifestar nuestras dudas y pedir consejo nos hace más competentes, aseguraba el estudio, al contrario de lo que la mayor parte de gente piensa.

Adaptarse o morir

(Corbis)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
El sistema educativo aún está planteado para aprender una carrera y profundizar en ella a lo largo de toda nuestra vida. Sin embargo, el mundo laboral es muy diferente y puede obligarnos a cambiar de rumbo en cualquier momento. Como explica la fundadora y presidenta de AquaMobile Swim School Diana Goodwin en LinkedIn, en el mundo laboral “si no te adaptas a los deseos y necesidades de tus clientes, un competidor vendrá y lo hará por ti”. Algo extensivo tanto a nuestra carrera laboral como a la personal. Hay veces que la vida te da golpes para los que no estabas preparado, pero de los que debemos recuperarnos cuanto antes para salir adelante.

Meterte en tus asuntos

(Larry Dale Gordon/Corbis)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Ello incluye también que tus preocupaciones por los demás (de las tragedias que afectan a personas que no conoces a los errores en los que no has tenido ninguna culpa) no condicionen tu día a día ni tu tiempo libre. En el trabajo y, en ocasiones, en la familia, es vital saber dónde se encuentra la línea de tus responsabilidades, tanto para acatarlas como para no cargarte con más deberes de los que te corresponden.

Dormir bien

(iStock)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Qué fácil, ¿verdad? Pues los problemas de sueño que según la Sociedad Española de Neurología sufrimos muchos de nosotros son el síntoma más claro de que quizá estamos haciéndolo mal. Si somos incapaces de establecer una rutina adecuada, terminaremos sintiéndonos cada vez más cansados a medida que transcurre la semana (o el mes, o el año…). Como hemos explicado,la clave para dormir bien se encuentra en las dos horas previas a meternos en la cama y en mantener una disciplina constante en nuestros hábitos de sueño.

Cortesía de elconfidencial.com

Déjanos un comentario