La herramienta que puede sanar una herida de bala en sólo 15 segundos
5 (100%) 1 vote

El invento, que fue diseñado en un principio para auxiliar a los militares en el campo de batalla, está pensando para detener el sangrado en lesiones en las que no es posible aplicar un torniquete

La Agencia de Alimentos y Medicamentos estadounidense (FDA) ha aprobado el uso en la población general del XSTAT 30, un dispositivo que permite taponar cualquier hemorragia en sólo 15 segundos. El invento, que fue diseñado en un principio para auxiliar a los militares en el campo de batalla, está pensado para detener el sangrado en lesiones en las que no es posible aplicar un torniquete, como es el caso de las heridas de bala que suceden en la ingle o la axila.

La herramienta, que tiene una forma de gran jeringuilla, funciona mediante el bombeo en la herida de esponjas del tamaño de pastillas que se expanden cuando absorben la sangre y detienen la hemorragia mientras el paciente es trasladado al hospital. Las esponjas son capaces de aguantar durante cuatro horas, tiempo suficiente para que el herido se someta a una operación quirúrgica.

Cada aplicación de la herramienta absorbe aproximadamente medio litro de sangre y es posible usar tres “pinchazos” en cada paciente. Para ayudar a los médicos cuando el herido llegue al hospital, cada esponja contiene una radioplaca que puede observarse en los rayos X, lo que evita que queden cuerpos extraños tras curar la herida.

Así funciona el XSTAT 30.
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Así funciona el XSTAT 30.

La atención primaria es crítica

El XSTAT fue pensado en primer lugar para los militares, pero la FDA considera que el dispositivo puede ser muy útil en cualquier botiquín de primeros auxilios. El control de las hemorragias es clave cuando nos enfrentamos a una herida aparatosa –causada por un disparo, un corte o cualquier otro accidente–. El U.S. Army Institute of Surgical Research asegura que entre el 30 y el 40% de las muertes civiles en accidentes se deben a las hemorragias y entre un 33 y un 56% de esas muertes ocurren antes de que el herido llegue al hospital.

33.000 personas mueren al año en EEUU por herida de bala, de los cuales, sabemos, 20.000 son suicidios y 11.000 homicidios

“Cuando un producto se desarrolla para usarse en el campo de batalla está pensado para funcionar en el peor escenario posible, donde la atención médica urgente no está disponible de inmediato”, asegura el doctor William Maisel, director de la Oficina de Evaluación de Dispositivos de la FDA. “Es excitante ver esta transición de tecnología para ayudar a los civiles que practican primeros auxilios a controlar hemorragias graves y potencialmente letales”.

La FDA especifica que el dispositivo sólo puede usarse cuando los servicios de emergencia no pueden acudir rápidamente a atender la emergencia y no puede utilizarse en ciertas partes del pecho, el abdomen, la pelvis y por encima de la clavícula.

Cortesía de elconfidencial.com

 

Déjanos un comentario