La dura reconversión del porno para sobrevivir en internet.
Califica esta publicación

“El sexo sin amor es una experiencia vacía. Pero como experiencia vacía es una de las mejores”, asegura Woody Allen en una de sus geniales frases. La industria del entretenimiento para adultos ha vivido una revolución, como muchas otras, gracias a la red. Pero esta es un arma de doble filo: la piratería y la proliferación de youtubes porno gratuitos han mordido a un sector muy unido históricamente a las nuevas tecnologías. En España, un grupo de emprendedores online resiste gracias a su comprensión del medio y a su capacidad de adaptación.

“Suena a cachondeo, pero el porno ha sido históricamente un motor para los avances en tecnología audiovisual”, explica el redactor de la web de contenido adulto Orgasmatrix (enlace a contenido pornográfico) Pinjed. Esta industria fue la primera en adoptar el DVD, experimentar con la multicámara, la primera persona y el sonido envolvente; y también la primera en instalarse en internet.

Los primeros sistemas de cobro ‘online’ salieron de páginas porno, y han sido pioneros en usar formatos como la realidad virtual

Los primeros sistemas de cobro online también salieron de páginas porno. La película (no pornográfica) Middle men narra el nacimiento de la industria X en internet en 1995, de la mano del productor Christopher Mallick, cuya compañía fue una de las primeras en aceptar pagos con tarjeta de crédito a través de este medio.

Las páginas para adultos también han sido pioneras en ofrecer contenido para nuevos estándares como la realidad virtual. Pinjed pone como ejemplo a los españoles de Virtual Real Porn, empresa que utiliza dispositivos como Oculus Rift y Samsung VR para dar una experiencia inmersiva.

Tras este interés por las nuevas tecnologías hay un buen porcentaje demarketing (grabar la primera película porno con un dron o en el espacio siempre ocupa titulares), pero para Pinjed no es el único motivo. “La industria siempre ha buscado formas de intensificar la experiencia y por eso la relación entre porno e innovación es muy fuerte. Han entendido más rápido que el resto cómo funcionan ahora las cosas”.

Además, el cambio de paradigma entre el formato físico y digital afectó con mayor velocidad a la industria del porno, debido a la importancia de la inmediatez y el anonimato en este sector. Más todavía con la aparición desmartphones y tablets, que según Pinjed hacen “muy goloso llevarse el porno a la cama literalmente”. En España pocos comprendieron esta transformación hasta bien entrado el siglo XXI.

Oficinas de Cumlouder en Asturias. (Borjan)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Oficinas de Cumlouder en Asturias. (Borjan)

Torbe entra en escena

La historia del porno online en España comienza hace 15 años con Ignacio Allende (Portugalete, 1969), más conocido como Torbe. Este pionero del emprendimiento por internet lanza su web Putalocura (enlace a contenido pornográfico) en el año 2000. “Empecé yo solo en internet ante la falta de alternativas, era imposible sacar un DVD porque las productoras eran como una mafia”, comenta a Teknautas.

“La única manera de hacer porno en esa época era internet, pero nadie lo hacía porque decían que no se vería y, más tarde, que lo piratearían. Nadie, absolutamente nadie se puso a hacer porno por internet”. Hoy, España es el decimotercer productor online del mundo, con 935.000 páginas alojadas y casi 10.000 dominios registrados, según datos de Metacert.

Los productores de DVD se reían de mí y de internet y me llamaban friki, pero cuando vieron que funcionaba me convertí en su enemigo

La apuesta de Torbe despegó con la proliferación de las tarifas planas. En 2006 llegó “el petardazo” y, ante la falta de contenido en español, el vasco se hizo famoso . Un apunte para los lectores que ignoren quién es este abuelo del porno online: Pinjed define su estilo sórdido como “una especie de actualización hardcore de Pajares y Esteso”.

Entre 2008 y 2009 llega el boom online: “Todavía pensaban en la piratería, y cuando se fue el negocio de los DVD a la mierda me culparon de haber hundido el negocio. Al principio se reían de mí y del potencial de internet y me llamaban friki, pero cuando vieron que funcionaba me convertí en su enemigo”, comenta Torbe.

Los productores clásicos no iban desencaminados con las descargas ilegales.Un estudio de Arxan publicado este año señalaba que, de toda la piratería asociada a contenidos digitales entre 2012 y 2014, el 23% pertenecía a contenidos adultos, muy por encima del 14% del cine. Curiosamente, las pérdidas del cine X eran valoradas en 6.000 millones de dólares, muy por debajo de los 73.000 millones de dólares de las películas tradicionales. RodarPiratas del Caribe es, lógicamente, más caro que hacerlo en versión X.

Cumlouder: expertos en generar tráfico

En 2010 ven la luz las dos otras páginas que, junto a la de Torbe, forman el tridente del porno online español: Fakings y Cumlouder (enlaces a contenido pornográfico). Borjan es el fundador de esta última, un asturiano de 34 años que pertenece a una generación que ha crecido con internet.

Borjan comenzó a estudiar ingeniería informática, aunque se aburría por el exceso de teoría. Cuando sus padres pusieron internet en casa sintió amor a primera vista: en la biblioteca, en vez de estudiar cogía libros de HTML para aprender a programar webs. El asturiano es un autodidacta que comenzó su carrera empresarial con una web de música: “Tenía 18 años y me asusté de todo el tráfico que recibía, a los seis meses ya ganaba dinero”, asegura a Teknautas.

Cumlouder es una empresa de internet pura y dura, lo hicimos con porno pero podríamos haberlo hecho con cualquier otra cosa

Después de que le ofrecieran 300.000 pesetas (1.800 euros) por colocar un anuncio en su página, Borjan comprendió el dinero que podía hacer. Hoy, un equipo de 20 personas entre programadores y diseñadores conforman desde Asturias lo que su fundador define como “una empresa de internet pura y dura”, más que de entretenimiento para adultos.

En este sentido, Borjan compara su éxito con el de la marca Hawkers: “Ellos nunca habían hecho gafas y nosotros nunca habíamos hecho porno. Lo hicimos con películas X pero podríamos haberlo hecho con juegos o cualquier otra cosa. Lo que se nos da bien es internet, el contenido da igual”. De hecho, el empresario asegura que pronto lanzarán una marca de ropa a pesar de no tener experiencia en el sector textil.

La clave que hace posible el nacimiento de Hawkers o Cumlouder es que “internet ya no es sólo un canal de distribución”, sino que puede utilizarse “para crear una marca sin estar dentro de la industria”. Según Borjan, esto es algo que las empresas clásicas deben entender para sobrevivir.

“Un año en internet son cinco para una empresa offline en cuanto a cambios, por lo que es mucho más fácil quedar rezagado”, añade. En su opinión, la generación que nació con internet cuenta con la ventaja de saber como funciona el mundo online: “Si lo entiendes y eres bueno te puedes adaptar, pero a muchas industrias y empresas les cuesta porque no lo han mamado desde el principio”.

Ignacio Allende, más conocido como Torbe. (Pablo López)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
Ignacio Allende, más conocido como Torbe. (Pablo López)

Producir para regalar

La aparición de youtubes porno, cuyos vídeos son gratuitos para el usuario y que Torbe compara con “gusanos destructores que arrasan allá donde van”, ha obligado a las webs para adultos a cambiar su modelo de negocio o perecer.

Borjan se considera un experto en posicionamiento web y en generar tráfico, y Cumlouder se basa en conseguirlo. “Intentamos monetizar las visitas con publicidad: cuanto más tráfico, mejor”.

Para lograr este objetivo nada mejor que regalar el contenido, algo que hace su página desde hace unos meses. “Somos la primera productora del mundo que produce porno para regalarlo”, bromea Borjan, que considera que ahora mismo es el modelo a seguir.

Para Borjan el negocio está en la publicidad, y bromea diciendo que son los primeros en producir porno para regalarlo

El fundador de Fakings, Arnaldo, opina de forma similar y aboga por adaptarse a la situación del mercado. “Tampoco lo hemos inventado nosotros, las televisiones producen series para distribuirlas de forma gratuita y tener ingresos por publicidad”, comenta a este periódico.

Los expertos consultados para este artículo coinciden en que algunos usuarios todavía pagan si el contenido es bueno, pero que no es suficiente para sobrevivir. Según Borjan, el público anglosajón está más acostumbrado a pagar por todo, pero en el mercado español y latino es diferente. Por eso considera que es una parte del sector que “está muriendo”.

Torbe se muestra pesimista respecto al mercado español: “Hacer películas está de capa caída, cada vez hay menos dinero ahí. Yo lo hago porque me gusta, pero quien quiera empezar lo tiene crudo”. El creador de Putalocura explica así que no sólo no surjan nuevas desde 2010, sino que cierren varias al año.

La solución, junto a los ingresos por publicidad y las webcams, pasa por la diversificación. Borjan revela que para ellos Cumlouder es en realidad un porcentaje de negocio muy pequeño: “España es el sexto país en facturación, la parte fuerte son las marcas locales que creamos en países como Holanda, Brasil, Italia, Francia y Alemania”. El siguiente paso, según asegura, será entrar en Japón, China e India.

El equipo de Cumlouder. (Borjan)
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+
El equipo de Cumlouder. (Borjan)

Amigos y enemigos al mismo tiempo

Pinjed explica que el “bocado” de los tubes ha sido enorme: “Hay menos dinero y producciones que nunca”. Y si no puedes con tu enemigo, únete a él. El experto señala que los dueños de una de las mayores páginas porno, Brazzers, son los mismos que los de uno de los principales agregadores, Pornhub. “Así compensan lo que pierden con ingresos por otro lado”.

La situación es similar para Borjan, ya que los agregadores son competidores a la vez que clientes. Al mismo tiempo que su empresa crea tubes locales en otros países, también les venden tráfico a los ya existentes. “Es como si El Confidencial le comprara tráfico a Google News”, aclara.

Buscan intensificar la experiencia y por eso la relación entre porno e innovación es fuerte. Han entendido antes cómo funcionan ahora las cosas

“Nos hemos adaptado pero nos ha hecho mucho daño”, dice Borjan sobre las descargas gratuitas. También comenta con sorna cómo al minuto de subir una escena esta es pirateada: “Aunque lo ofrezcas gratis lo suben igual porque la gente se ha acostumbrado y tiene la mentalidad de compartirlo todo”.

Esta situación tiene, según Pinjed, consecuencias buenas y malas. Por un lado descienden los sueldos, se recortan los presupuestos y se monopoliza la industria, pero “gracias a esta situación” han surgido nuevos géneros como el porno feminista.

“En este sentido, creo que las dificultades económicas han ayudado a los productores a estrujarse el cerebro e introducir ofertas diferentes en un mercado que siempre ha estado demasiado acomodado en lo creativo”, añade el periodista. Torbe es más contundente: “La industria del porno en España es la puta olvidada, imagina que alguien hiciera tubes con series y películas españolas”. Aunque sea tabú, la batalla del porno por sobrevivir al cambio de paradigma del siglo XXI no es diferente al de otros sectores.

Cortesía de elconfidencial.com

 

Déjanos un comentario