El país que condena con cárcel el festejo de Navidad
Califica esta publicación

Hassanal Bolkiah, Sultán de Brunéi, decretó que cualquier ciudadano que festeje ” ilegalmente ” la Navidad podría ser condenado a cinco años de prisión. Sí, cinco años a permanecer recluido en una celda por querer profesar una fe diferente al islam. El castigo se aplicará tanto a aquella persona que sea descubierta enviando tarjetas por la fecha del nacimiento de Jesús o a cualquiera que vista un sombrero de Santa Claus, inclusive.

En Brunéi -una pequeña nación rica en petróleo que forma parte de la Isla de Borneo- el 65 por ciento de su población es musulmana y el régimen profesa esa religión monoteísta y teme que se vea influenciada por el cristianismo. Es por eso que aplicarán la sentencia a quien decida hacer extensivo sus festejos más allá de su núcleo familiar con previo aviso a las autoridades.

“La aplicación de estas medidas es para intentar controlar el acto de celebrar Navidad en forma excesiva y abiertamente, lo que podría dañar las creencias de la comunidad musulmana”, señaló en un comunicado el Ministerio de Asuntos Religiosos. A principios de diciembre los imanes más importantes de Brunéi también advirtieron a la comunidad sobre los riesgos que acarrearía sumarse a algún tipo de celebración que nada tuviera que ver con el islam.

“Durante las celebraciones de Navidad, los musulmanes que sigan esas acciones religiosas -tales como utilizar símbolos como la cruz, velas encendidas, árboles de Navidad, cantar canciones religiosas, enviar tarjetas navideñas, usar símbolos religiosos, decorar o hacer algo que signifique respetar su religión- están en contra de la fe islámica”, señalaron los imanes en un comunicado publicado en el Borneo Bulletin.

El Sultán Bolkiah ha establecido el año pasado la sharia para Brunéi, lo que provocó un malestar en la población que cuenta con grandes ingresos, una buena calidad educativa y un amplio acceso a la salud. Muchos de ellos han optado por desafiar las prohibiciones navideñas y publicaron sus fotos en las redes sociales.El hashtag que eligieron para tal objeción fue #MyTreedom, un juego de palabras entre “árbol” (tree) y “libertad” (freedom).
Cortesía de infobae.com

Déjanos un comentario