Diseñan baterías que funcionan con azúcar y bacterias
Califica esta publicación

Un equipo de investigadores de la Universidad de Tianjin en China ha desarrollado una célula de combustible altamente eficiente que es capaz degenerar hasta 80 horas de electricidad con tan solo una cucharada de azúcar y algunas bacterias cultivadas.

El dispositivo es una pila de combustible microbiana(MFC por sus siglas en inglés), ya que la energía se obtiene a partir de la reacción que se desencadena cuando las bacterias entran en contacto con la glucosa. Esto es debido a que los microorganismos producen dióxido de carbono, protones y electrones después de consumir el azúcar.

El grupo de científicos ha empleado tres especies de bacterias, E coli, Shewanella y B. subtilis, que han sido modificadas genéticamente para elaborar la célula MFC. Este ha sido uno de los principales retos que ha tenido que enfrentar el equipo, ya que tradicionalmente para fabricar este tipo de pilas de combustible se emplea únicamente un tipo de microbio, principalmente la bacteria Geobacter sulfurreducens.

La célula de combustible microbiana se caracteriza por ser una fuente de energía muy estable y económica, pero el principal problema que se encontraba hasta ahora en su desarrollo era la eficiencia energética, un punto que estos investigadores han solucionado. La pila en la que están trabajando puede alcanzar una potencia de 520 milivoltios para proporcionar más de 80 horas de electricidad con una cucharada de azúcar.

Según explica Ling Wei, líder del grupo de investigación, la pila que han fabricado es más estable en comparación con la energía solar, la eólica y la hidráulica, ya que no depende de las condiciones meteorológicas para generar la electricidad.

“Las nuevas energías como la solar y la eólica tienen una tasa baja de conversión, que puede llegar al 20%. Sin embargo, nuestra célula MFC puede producir electricidad de una manera muy eficiente y convertir sustancias inorgánicas como la sal o la glucosa en energía eléctrica“, afirma el científico.

Ahora, los investigadores quieren reducir el tamaño del dispositivo y conseguir que genere una mayor cantidad de electricidad para que sea una de las nuevas fuentes de energía del futuro.

Cortesía de msn.com

Déjanos un comentario