Entre desmayos y diarrea, el coraje de Yohann Diniz para llegar a meta
Califica esta publicación

Yohann Diniz pasó duros momentos por sus malestares durante la caminata de los 50 kilómetros en Río.

El atleta francés Yohann Diniz demostró este viernes que está hecho de una madera muy dura, que es de esos de los que nunca se rinde.

Uno de los favoritos en la caminata de 50 km de la Olimpiada de Río de Janeiro, terminó octavo después de haber sufrido varios desmayos.

El francés, poseedor del récord mundial de la especialidad, incluso llegó a defecarse encima.

Yohann Diniz sangra durante la competencia
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

El francés sangró durante su marcha para lo cual usó una de las esponjas de refrescamiento para ayudarse a continuar su marcha.

Eso sí, la competencia la empezó con un ritmo fenomenal que lo tuvo a 1:40 de ventaja sobre sus adversarios.

Pero luego del kilómetro 30, las cosas comenzaron a complicarse.

El marchista de 38 años comenzó a pagar el fenomenal esfuerzo. Tuvo que detenerse en varias ocasiones ante los problemas intestinales que atravesaba en el momento más inoportuno.

Usaba una esponja en su pantalón corto para ayudarse cuando ya no podía contenerse, a lo que se sumaba un ambiente muy caluroso de la mañana en Río.

Había una temperatura de más de 30°C y humedad del 50%, factores que contribuyeron al desvanecimiento de varios competidores, incluido Diniz.

Diniz llegaba como uno de los favoritos en la prueba de los 50 kilómetros de la cual posee el récord mundial.

El francés llevaba 2 horas y 44 minutos cuando dramáticamente cayó al suelo y ahí permaneció durante varios segundos.

Pasando las 3 horas, nuevamente se detuvo y sus rodillas se doblaban, pero se mantuvo en pie.

Diniz se desploma sobre una silla en la meta
  • Facebook
  • Twitter
  • Google+

Pero nada de eso lo hizo renunciar, y a pesar de que era uno de los favoritos para ganar la prueba, pudo conseguir un meritorio octavo lugar.

Al final de la prueba, el francés fue asistido por los servicios médicos.

Vía: msn

Déjanos un comentario