¿De qué está hecho el universo?
Califica esta publicación

Existe la materia conocida como ordinaria, que representa todo lo que sabemos, y corresponde a sólo el 5% del Universo. Aproximadamente la mitad de este porcentaje sigue siendo difícil de detectar. Las simulaciones numéricaspermitieron predecir que el resto de la materia ordinaria debe estar ubicadoen las estructuras a gran escala que forman la “red cósmica” con temperaturas entre 100,000 y 10 millones de grados.

Un equipo dirigido por un investigador de la Universidad de Ginebra (UNIGE), Suiza, observó este fenómeno directamente. La investigación, publicada en la revista Nature, asegura que la mayoría de la materia ordinaria que falta se encuentra en la forma de un gas muy caliente asociado con filamentos intergalácticos.

Las galaxias se forman cuando la materia ordinaria se derrumba y posteriormente se enfría. Para entender el origen de esta formación, era vital descubrir en qué forma se encuentra la materia ordinaria que no percibimos, conocida como “bariones perdidos”.Para ello, los astrofísicos de UNIGE y de la Escuela Politécnica Federal de Lausana (EPFL) tomaron un interés en Abell 2744, un cúmulo masivo de galaxias con una compleja distribución de materia oscura y luminosa en su centro. Las observaciones se realizaron con el telescopio espacial XMM, que es capaz de detectar la firma de gas muy caliente debido a su sensibilidad a los rayos-X.

¿Sabremos pronto la cantidad de materia ordinaria en el universo?

Esta investigación es una validación muy significativa de los modelos de formación de galaxias en el Universo.

Ahora hay que verificar que el descubrimiento de la Abell 2744 sobre bariones perdidos sea aplicable a todo el universo. Esto consiste en el estudio de estas regiones en detalle, y medición de la distribución de la temperatura y de los distintos átomos que las componen, con el fin de comprender cuántos elementos pesados ​​ hay en el universo. ” Afirmó Dominique Eckert.

De hecho, si los investigadores logran medir los átomos en estos filamentos, serán capaces deestimar el número de núcleos pesados ​​formados por estrellas desde el comienzo del universo. Con el fin de profundizar en esta investigación, la Agencia Espacial Europea (ESA) está en el proceso de desarrollo de un nuevo telescopio espacial, llamado Atenea, debería estar en funcionamiento a mediados de la década del 2020.

Cortesía de msn.com

Déjanos un comentario