Crean el primer animal genéticamente modificado para consumo humano
Califica esta publicación

La FDA estadounidense ha aprobado hoy la producción del primer animal transgénico destinado a consumo humano en el mundo. Se trata de una variedad de salmón, producido por la empresa AquaBonty, modificado para que crezca en la mitad de tiempo.

“Después de una revisión científica rigurosa y exhaustiva, la FDA ha llegado a la conclusión de que consumir el salmón AquAdvantage es tan seguro como comer cualquier otro salmón atlántico no modificado genéticamente, e igual de nutritivo”, se puede leer en el comunicado emitido por máxima autoridad alimentaria estadounidense.

La nueva variedad, bautizada como AquAdvantage, es un tipo de salmón atlántico al que se le han incorporado ADN de otra variedad más grande natural del Pacífico. Así, los peces producen más hormona del crecimiento y alcanzan el tamaño listo para ser comercializado en un año y medio en vez de en tres años.

Según la FDA, los datos analizados sobre este nuevo tipo de salmón demostraron que los genes insertados se mantuvieron estables a través de varias generaciones de peces, que los alimentos generados a partir de su carne eran perfectamente seguros para ser consumidos por humanos y por animales, que la manipulación genética era segura para el pez y que éste cumplía con las características publicitadas por el fabricante, es decir, que efectivamente crece a un ritmo más rápido que sus equivalentes no modificados.

Además, se realizaron una serie de evaluaciones ambientales para asegurar que la cría de estos animales en cautividad, y su ocasional escapada accidental no causarían un impacto significativo en el entorno. Como parte de estas precauciones, se han impuesto a la empresa AquaBonty una serie de medidas de contención, que aseguren que es extremadamente improbable que los peces se escapen y se establezcan en libertad.

A partir de ahora, estos animales podrán criarse y comercializarse en Estados Unidos, y no será obligatorio que estén etiquetados como animales modificados genéticamente, ya que la FDA considera que es un producto tan sano y nutritivo como los salmones atlánticos no modificados. “Puesto que los datos y la información analizados sobre el salmón AqAdvantage no son materialmente diferentes de cualquier otro salmón atlántico, la DFA ha decidido que no hace falta un etiquetado adicional”.

Cortesía de elconfidencial.com

Déjanos un comentario