Logran transformar agua salada en agua potable
Califica esta publicación

Un grupo de científicos de la India ha logrado desarrollar un sistema para potabilizar agua salada del mar y del subsuelo capaz de producir 6,3 millones de litros de agua potable al día en una iniciativa para paliar la sequía que afecta al país, informa NDTV.

Una planta piloto de la ciudad de Kalpakkam, construida por científicos del centro de investigación atómico de Bhabha (BARC), emplea el vapor del agua de un reactor nuclear para purificar y desalinizar agua del mar.

Asimismo, el BARC ha desarrollado varias membranas de bajo coste capaces de purificar también el agua subterránea contaminada por uranio y arsénico, haciéndola potable para la población.

El primer ministro de la India, Narendra Modi, visitó recientemente esta central, donde montó y pedaleó en una bicicleta con un purificador de agua contaminada instalado y que con la energía proporcionada por el pedaleo puede purificar el agua. Los científicos nucleares también han fabricado varios electrodomésticos con funciones de purificación de agua con membranas y filtros especiales para separar los residuos contaminantes y ya están a la venta en varias regiones.

¿Por qué no podemos beber agua de mar?

El 97,3 % del agua de la tierra es salada y sólo un 2, 7 % es dulce, así que podríamos pensar  no puede existir tanto veneno en el mundo. Pero es así.

Los riñones son los filtros que separan las materias de deshecho de la sangre, que son almacenadas en forma de orina en la vejiga, dispuestas para su expulsión al exterior. El riñón no puede producir orina con una concentración de sales de más de un 2%. El agua de mar tiene aproximadamente un 3% de sal, por lo que si la bebemos para calmar la sed, los riñones tienen que retirar agua de nuestro cuerpo para diluir la sal extra y esto nos hace sentir más sedientos.

Esto se debe al proceso de la ósmosis, en la que los riñones sólo pueden generar orina menos salada que el agua que bebemos. Como consecuencia, el cuerpo tiende a orinar todo lo que pueda para eliminar el exceso de sales, pero en lugar de eliminarlas, cada vez tiene más, ya que la orina que consigue es siempre menos salada que la original. Tendría que expulsar más líquido del que se bebe, lo cual es imposible Por eso el efecto de beber agua salada es, paradójicamente, la deshidratación.

El agua marina contiene un 3% de sal, por lo que, si bebemos un litro, nuestros riñones necesitarán al menos un litro y medio de agua pura para diluir toda la sal. Para conseguirlo, se verán obligados a retirar medio litro extra de agua de nuestro cuerpo.

Así pues, el agua del mar no sólo no quita la sed sino que produce más sed. Esto explica también el hecho de que muchas bebidas formadas principalmente por agua no quiten la sed.

 

Vía: https://actualidad.rt.com

Déjanos un comentario